Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las piscinas colapsan la red de suministro de la comarca

E En Meis han notado una caída en la presión en los últimos días, con la llegada del calor

Punto de captación de agua para la comarca de O Salnés en el río Umia. Noé Parga

La llegada de un intenso calor en los últimos días ha disparado el consumo de agua en la red que gestiona la Mancomunidade de O Salnés, elevándola a cifras más propias de otras épocas del año, como pueden ser los meses de julio o agosto, cuando la comarca triplica su población. Ese consumo excesivo ya ha provocado los primeros problemas en la red, como una pérdida de presión en los puntos más altos de la comarca, como es el caso de Meis. Detrás de este problema y del consumo excesivo de agua, desde la Mancomunidade sospechan que se encuentran las piscinas privadas.

Así lo reconoce el gerente de la entidad, Ramón Guinarte, que asegura que, desde la pandemia, “se ha registrado un cambio en los consumos bastante significativo, ya que todo el mundo aprovecha la llegada de los primeros días de calor para llenar sus piscinas que, por muy pequeñas que sean, pueden tener una capacidad de miles de litros”. Esta situación ya produjo el pasado año muchos problemas con el suministro a diferentes zonas de Cambados, Meaño y Meis, algo que “parece que se está repitiendo ahora de nuevo, un problema consistente en una caída brutal de la presión en la red debido a un consumo excesivo”.

Marta Giráldez, presidenta de la Mancomunidade de O Salnés, reunirá a la comisión de alcaldes para analizar medidas contra la sequía

decoration

De todas formas, el llenado de las piscinas puede convertirse en un problema de carácter puntual de estas fechas, pero en el ente comarcal están preocupados por cómo se va a afrontar el verano. Así lo reconoce la presidenta de la Mancomunidade, Marta Giráldez, asegurando que “venimos de un invierno muy seco y las precipitaciones no han sido nada abundantes, así que mucho nos tememos que nos espera un verano muy complicado”. Es cierto que el Umia, principal suministrador de agua a la población de O Salnés, nunca ha dado señales de agotamiento y su caudal ha sido bastante estable, “incluso en los años en los que la pluviosidad no ha sido generosa, el río nunca nos ha dado una alarma por bajo caudal y riesgo de sequía”. Sin embargo, entiende Giráldez que “debemos ser precavidos ante lo que puede suceder en los próximos meses, sobre todo porque el gran problema del sistema que tenemos es la capacidad de reserva de agua”.

Esta situación, que preocupa en muchos municipios de la comarca, se va a analizar la próxima semana en una comisión de alcaldes, para tratar de determinar si es necesario aplicar algún tipo de medidas o diseñar un plan de prevención y lucha contra la sequía.

La necesidad de duplicar la capacidad


El gran problema que siempre ha tenido la Mancomunidade no es tanto disponer de agua como contar con una reserva importante del líquido totalmente depurado. Desde hace años, la Mancomunidade viene alertando de la necesidad de ampliar el depósito de cola que existe en Treviscoso, un depósito que se ha quedado pequeño, ya que se dimensionó en su día para dar suministro tan solo a los municipios de Cambados y Vilanova. En la actualidad está suministrando agua al doble de habitantes y de territorio sin haber sido ampliado y con un handicap muy importante, que la población de O Salnés se triplica durante el verano, lo que significa que se llegan a consumir hasta treinta millones de litros diarios, cuando la capacidad del depósito es de tan solo diez“Consideramos que tenemos que multiplicar por 2,5 la capacidad de reserva, por eso llevamos muchos años reclamando la construcción, como mínimo, de un segundo depósito de cola; es cierto que hay municipios que cuentan con depósitos de reserva, pero no serían suficientes en caso de avería”, explica Guinarte. El gerente de la Mancomunidade reconoce que la planta de Treviscoso está funcionando a la perfección, ya que cuenta con los mejores motores del mercado, de alta eficiencia y bajo consumo, así como reguladores de frecuencia y la mejor tecnología del mercado”. No en vano, en el servicio se ha realizado una inversión muy potente que ha servido para actualizar “toda la tecnología, pero eso no nos elimina el peligro de una posible avería que puede convertirse en un auténtico problema para el suministro de agua a toda la población”. Es por ello que insta a Augas de Galicia a desarrollar un proyecto del que se lleva años hablando y para el que la Mancomunidade ha llegado a adquirir 30.000 metros cuadrados para acoger un nuevo depósito de cola, o incluso, dos. Otra de las cuestiones que tiene pendientes Augas de Galicia con la Mancomunidade es la sustitución de la tubería a O Grove. Esta pasa por la zona intermareal por lo que, cada vez que hay una avería, los operarios solo pueden acceder a ella cuando la marea está baja. Lo que se reclama desde el Concello de O Grove y desde el ente comarcal es que Augas de Galicia instale una tubería por tierra firme para evitar que el municipio pueda quedarse sin agua a causa de una avería.

Compartir el artículo

stats