Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre los cinco mejores del mundo y con Las Vegas como escenario

Los vilagarcianos Manuel Romero y Gonzalo Andújar forman parte de la élite de la modalidad de hyrox tras competir junto a otras 82 parejas en el Mundial en Estados Unidos

En una de las postas con las pesas kettlebell. | // FDV

En tiempos en los que el crossfit ha adquirido un furor evidente en cuanto a incremento del número de practicantes, también han surgido derivaciones que buscan un nivel incluso superior en cuanto a exigencia física. Una de esas evoluciones se llama hyrox y en ella Vilagarcía se ha convertido en referente con dos abanderados como son Gonzalo Andújar y Manuel Romero “Nolo”.

Romero y Andújar con la bandera española tras terminar quintos en Las Vegas. | // FDV

La mecánica de este deporte es sencilla de explicar. Consta de ocho kilómetros a pie y ocho ejercicios a realizar después de cada kilómetro completado a la carrera. El objetivo no puede ser otro que llegar a la meta en el menor tiempo posible, lo cual exige de una preparación milimétrica para una ejecución a la altura de tanto esfuerzo requerido.

Desde un ejercicio llamado esquí, hasta carreras con pesas pasando por empujar un trineo, lanzar un balón contra un muro o hacer un ejercicio de remo. Toda una odisea de esfuerzo en el que los dos vilagarcianos se han convertido en los quintos mejores de todo el planeta.

Subcampeones de Europa

Ambos acaban de participar en Las Vegas en el Mundial de hyrox que reunió a 83 duplas participantes de hasta 20 nacionalidades diferentes. Fue como la realización de un sueño en un deporte que surgió como una evolución del crossfit hace cinco años en Alemania y al que los dos monitores del gimnasio Wonder de Vilagarcía han dedicado los últimos siete meses en cuerpo y alma para ponerle la guinda a una gran temporada.

Una prueba en Madrid el pasado diciembre se convirtió en el bautismo de fuego para Manuel Romero, de 41 años, y Gonzalo Andújar de 27. Apunta este que “nos salió todo muy bien e hicimos un segundo puesto que nos clasificó para el Campeonato de Europa en Holanda”. Allí, en el país de los tulipanes, el medirse a los mejores equipos del continente deparó un más que destacable cuarto puesto que certificó el convencimiento y, de paso, abrió las puertas para acudir a Las Vegas.

Andújar tira del peso con cuerda. | // FDV

Allí, en la conocida como “ciudad del juego”, Andújar y Romero participaron en la horquilla de edad entre 30 y 39 años donde se volvieron a encontrar con la pareja alemana que ya le había arrebatado la corona europea. Precisamente fueron los teutones los que también ganaron en Las Vegas empleando solo cuatro minutos menos que los vilagarcianos. Un ambicioso Gonzalo Andújar reconocía que “siempre nos ponemos pretensiones altas y viajamos con el objetivo del podio, pero también hay que reconocer que somos quintos del mundo y los primeros españoles”.

Ahora ambos ya tienen la vista puesta en una próxima temporada que arrancará en septiembre y en la que la idea será competir de modo individual con la intención de mantenerse en los primeros puestos del ránking mundial. “Sabemos que el hyrox está creciendo muchísimo. En Madrid, en diciembre pasado, participaron 1.400 personas, pero nuestra idea pasa por estar en las mejores competiciones también el próximo año”, apuntó Andújar.

Antes de todo ese propósito, restan muchas horas de entrenamiento y no menos gestiones para recabar los apoyos necesarios para hacer posible el acudir a cualquier lugar del planeta a dejar bien alto el pabellón del deporte de Vilagarcía.

Más de 15 horas semanales de entrenamiento

No existe éxito sin sacrificio y en el caso de los dos deportistas vilagarcianos tampoco se produce ninguna excepción. Ambos dedican cerca de 15 horas semanales a su preparación. Por si fuera poco, a ello hay que sumarle las obligaciones de su propio trabajo como monitores de gimnasio. “Preparamos cada estación muy bien con un compañero de trabajo que es Rubén Ínsua y que es de los mejores de España en crossfit.

Hay que preparar la técnica, la carrera y la fuerza y todo necesita su tiempo”, explica el más joven. Mención aparte merece también el esfuerzo para poder generar recursos para costear el viaje a Las Vegas. Ambos recorrieron comercios y empresas de Vilagarcía para reunir los apoyos necesarios para realizar un evento con el que pudieron pagar una parte de los cerca de 1.500 euros por cabeza que les supuso acudir a la capital del estado norteamericano de Nevada. Y es que el hyrox todavía está muy lejos de ser un deporte profesional y es difícil de costear hasta para alguien que está en el top 5 del mundo.

Compartir el artículo

stats