Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Tosar y Juan Galiñanes, juntos en un "thriller" muy humano

El cambadés termina el rodaje de "Fatum", su primer largometraje de imagen real

Juan Galiñanes, al fondo, durante el ensayo de una escena en la casa de apuestas. | // CEDIDA

Sergio ha jurado a su esposa que no volverá a caer en la tentación del juego. Pero alguien le sopla que ha habido un amaño en un partido de fútbol y sale corriendo hacia la casa de apuestas. El chivatazo resulta ser cierto y cuando por fin Sergio siente que su suerte ha cambiado y que podrá recuperar todo el dinero perdido, Alejo entra en el local armado. Este es el punto de partida de “Fatum”, primer largometraje de imagen real que dirige Juan Galiñanes (Cambados, 1980), uno de los realizadores gallegos más laureados de su generación, con diez premios Mestre Mateo, un Carlos Saura y dos nominaciones a los Goya.

Galiñanes es el coautor del guion, junto a Alberto Marini, y ha concebido una historia con ingredientes de thriller, pero que va mucho más allá de las fronteras del género. Esa es la razón por la que Pablo, el francotirador de los GEO que es movilizado por la comisaria Costa para prestar servicio en el atraco, no es un autómata sin sentimientos, sino un hombre que a duras penas puede concentrarse en lo que está sucediendo en la casa de apuestas, pues su cabeza está con su hijo, que se debate entre la vida y la muerte en un hospital.

“Todos los personajes están movidos por emociones como el amor, la venganza y la culpa, por lo que es fácil empatizar con ellos”, explica Juan Galiñanes. “En ‘Fatum’ no hay malos ni buenos, tan solo personas que se enfrentan frontalmente a los caprichos del destino”. Que nadie espere, por lo tanto, un cóctel de disparos y persecuciones. “Hay policías, hay atracadores, hay ludópatas... La película sí tiene muchos ingredientes de ‘thriller’, pero no es una película de acción. Sí es una película trepidante, pero yo no la definiría como un ‘thriller’”.

La película está producida por la grovense Emma Lustres, fundadora de Vaca Films

decoration

La ficción transcurre en A Coruña, ciudad en la que se ha grabado la mayor parte de la cinta, junto a un puñado de escenas que se filmaron en Arteixo y en un hospital de Ferrol. Galiñanes avanza que el objetivo es atrapar al espectador tanto con el ritmo -toda la historia transcurre en doce horas-, como con la carga emocional que transmiten unos personajes que no son arquetipos, sino individuos de carne y hueso. “Realmente, es una película de padres”, sugiere Galiñanes, que ya ha dejado en su filmografía más trabajos en los que explora las simas de los afectos paterno-filiales.

Precisamente, el cambadés se ha tomado unos días de descanso para recuperar un poco del tiempo que no pudo dedicar a sus hijos durante las últimas seis semanas, que pasó rodando. Aunque agotadora y estresante, la experiencia ha dejado a Galiñanes un buen sabor de boca por el calor que sintió de todo el equipo técnico y artístico, encabezado, este último, por Luis Tosar, Álex García y Elena Anaya.

“Fatum” está producida por Vaca Films, la empresa fundada en 2003 por Borja Pena y la grovense Emma Lustres, que está detrás de éxitos como “Celda 211” o “El niño”. Participan en el proyecto Televisión Española, Televisión de Galicia y Amazon. La película se estrenará en los cines, posiblemente en 2023, y la distribuirán Universal Pictures International Spain y Playtime.

El largometraje se estrenará en los cines de la mano de Universal

decoration

Lustres asegura de “Fatum” que, “es una película muy dinámica, de estructura relativamente compleja, que aborda los temas clásicos del ‘noir’ con una mirada contemporánea”. “Es una película cargada de tensión y adrenalina, pero con un fuerte trasfondo social que sobrevuela toda la acción, y con una carga dramática que apela a los sentimientos más universales”.

Juan Galiñanes lleva años labrándose una sólida carrera en el audiovisual gallego, no solo por los galardones obtenidos, sino también por su habilidad con todos los géneros: así, comenzó su carrera dirigiendo y montando películas de animación tan aplaudidas como “Holy night!” o “El bufón y la infanta”. Más tarde, probó suerte, con igual éxito, con los vídeos musicales y los anuncios publicitarios; ha firmado cortometrajes y docuficciones, y en los últimos años ha escrito guiones y trabajado como montador en algunas de las series de más éxito de las plataformas de streaming.

Compartir el artículo

stats