Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los interinos recurren al Valedor del Pueblo Europeo para defender sus derechos

La vilanovesa Conchi Rodríguez mantiene esa lucha en Bruselas ante la “pasividad” que muestran las grandes centrales sindicales en España

Manifestación de interinos en Pontevedra.

Sin movimientos de ningún tipo por parte de las administraciones, el colectivo de Empleados Públicos en Abuso (EPA) continúa maniobrando en Bruselas para acabar con la temporalidad a la que están sometidos los interinos, alguno de ellos durante décadas. El próximo paso que van a dar es el de dirigirse al Valedor do Pobo Europeo para que presione al Estado español a que cumpla la sentencia del TJUE y el acuerdo marco sobre el trabajo en las administraciones públicas, que las obliga a acabar con la temporalidad. De hecho, EPA se encuentra redactando un documento bastante extenso en el que se cuenta cual es la situación que sufren los interinos y las escasas medidas adoptadas por el Gobierno para acabar con esa situación.

El colectivo que ella preside, en colaboración con un bufete de abogados, ha centrado todos sus esfuerzos para alcanzar el reconocimiento a los interinos en la justicia y en el Parlamento europeo. De hecho, en Italia acaba de emitirse una sentencia que obliga a ese estado a indemnizar con más de un millón de euros a los profesores de religión como indemnización por los perjuicios causados. “No solo estamos denunciando la situación en la que se encuentran los trabajadores, denunciamos los 22 años de inacción en los que hubo ceses, salarios con retroactividad no percibida, etc, ... por eso se debe indemnizar a los trabajadores temporales por los perjuicios causados”, explica.

Tanto EPA como otros sindicatos que están centrados en acabar con esta discriminación que practica la propia administración intentaron reunirse con el nuevo gobierno sin éxito, “nos encontramos con la misma respuesta que han recibido los transportistas estos días, que no éramos representativos”. Si lo son UGT y Comisiones Obreras, centrales sindicales contra las que Rodríguez carga con dureza asegurando que “no los reconocemos como nuestros representantes legales, por eso hemos optado por puentearles directamente y recurrir a Bruselas, donde Pepe Álvarez tendrá que explica lo que está haciendo en la Confederación Europea de Sindicatos, donde es vicepresidente y cuales han sido las acciones que ha implementado para solventar esta situación”. Lo que tiene claro Rodríguez es que la lucha por conseguir acabar con esta situación de desampara “debe darse en Europa”.

Compartir el artículo

stats