Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El transporte intenta regresar a la normalidad pese a la huelga

Parte de las empresas de logística ya están trabajando con ciertos reparos | El Puerto incrementa de forma ligera sus tráficos

Un camión circula por el interior del Puerto de Vilagaercía durante las jornadas de huelga. Iñaki Abella

La huelga del transporte continúa, pero ya no es lo de hace dos semanas, cuando consiguió paralizar gran parte de los camiones de mercancías. El acuerdo alcanzado entre el Gobierno del Estado y las asociaciones que reúnen a la patronal del transporte han motivado que gran parte de las empresas de logística hayan regresado a la actividad y, al mismo tiempo, que se haya reducido la acción de los piquetes con presencia en las carreteras.

De hecho, esa acción de los piquetes se ha reducido de forma drástica y gran parte de las empresas ya comienzan a recibir camiones con materias primas y sacando productos manufacturados.

De hecho, ayer la presencia de camiones en las carreteras de la comarca de O Salnés fue más abundante que días anteriores, lo que demuestra que la flota de mercancías comienza un lento regreso a la normalidad. Transportes Estévez, situada en el polígono de Baión, fue una de las empresas que se vio obligada a parar al principio de la huelga después de que alguno de sus camiones tuviese problemas para circular. En principio, su flota de 25 vehículos pesados está circulando y “apenas hemos tenido problemas desde finales de la semana pasada, cuando regresamos a la actividad”. No fue la única que ha decidido cumplir con sus clientes y comenzar a circular. También lo han hecho empresas de transporte tan importantes como Logística Gens de Catoira o Karlin de Vilanova.

Uno de los “puntos calientes” de esta huelga ha sido el Puerto de Vilagarcía que, durante más de una semana, ha tenido que ir almacenando mercancías a la espera de poder sacarlas por carretera. Aunque la situación ha mejorado un tanto, el presidente de la Autoridad Portuaria, José Manuel Cores Tourís, reconocía ayer que “seguimos al ralentí, a un 50% de actividad; es cierto que ahora están saliendo y entrando más camiones y que la situación parece mejorar, pero todavía seguimos teniendo mucha mercancía almacenada y la actividad todavía está lejos de regresar a la normalidad”.

Cofradías

Otro de los sectores que se sumó a la huelga debido al incremento del gasóleo fue el del mar, incapaz de asumir esos costes. En principio, la huelga se desconvocó el pasado miércoles, y aunque hay cofradías que eran contrarias a esa decisión, la mayor parte de la flota en la ría de Arousa salió a faenar sin problemas desde ese día. Antonio Otero, patrón mayor de O Grove, reconocía ayer que “estamos pendientes de la reunión que se va a celebrar hoy entre el ministro Luis Planas y representantes de la Federación de Cofradías; las novedades se nos trasladarán a la Federación de Pontevedra a través de videoconferencia por la tarde”. En función de las propuestas que se trasladen al sector se decidirá a continuar trabajando o retomar el paro que se suspendió la pasada semana.

Compartir el artículo

stats