Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz Fandiño: de criada comunista a poeta “analfabeta”

La vilanovesa Nati Juncal y la viguesa Sonia Méndez recrean en un documental la biografía de Luz Fandiño, una histórica activista social de Santiago

Luz Fandiño, en un fotograma de la película. | // CEDIDA

Luz Fandiño fue unos años a la escuela, pero las monjas se preocuparon más de que aprendiese a coser que de enseñarle a leer y a escribir. Eso le cerró las puertas de muchos empleos que requieren formación, pero no fue un obstáculo para que con los años se convirtiese en el espejo ético y político al que se han mirado multitud de gallegos de varias generaciones. Una de las personas que se dejó atrapar por el magnetismo de su personalidad fue Natividad Juncal Portas, una vilanovesa que la conoció poco después de llegar a Santiago para estudiar en la Universidad.

Luz Fandiño era una de esas personas que deslumbraban por su energía y lucidez, y cuando pasados unos años Nati Juncal empezó a trabajar en el mundo del audiovisual, supo que algún día le gustaría contar su historia en un documental. Ese sueño ya es realidad, y se titula “A poeta analfabeta”, un documental dirigido por la viguesa Sonia Méndez y producido por Nati Juncal -socias de la productora Cósmica-, que tras estrenarse en el prestigioso Cineuropa, conquistó uno de los premios más importantes del MICE, el festival de cine del Museo do Pobo Galego.

Luz Fandiño pasó hambre de niña. Su madre regentaba un puesto de venta de fruta y castañas en la calle de As Orfas, en el casco viejo de Santiago, y apenas pudo dar unos años de educación a su hija. Tras su muerte, a Luz no le quedó más remedio que emigrar a Argentina, donde empezó a trabajar como criada doméstica.

Sonia Méndez (izquierda) y Nati Juncal, ganadoras de un Mestre Mateo en 2020

Y fue en la emigración donde un encuentro casual con un libro del cambadés Ramón Cabanillas le mostró la puerta de entrada a la literatura. “Vio un libro de Cabanillas en un escaparate, y entró para comprarlo. Pero aquello no era una librería, sino la biblioteca del Centro Galego de Buenos Aires”, explica Nati Juncal.

Por aquel entonces, Luz Fandiño ni siquiera sabía lo que era una biblioteca, de ahí que aquel descubrimiento marcase un antes y un después en su vida. Se convirtió en una lectora voraz, y empezó a escribir.

Luz Fandiño, en un homenaje que le realizaron en el instituto A Xunqueira II, de Pontevedra GUSTAVO SANTOS

El título del documental de Sonia Méndez y Nati Juncal es inequívocamente provocador, “A poeta analfabeta”. Sobre esto, la arousana explica que se trata de una expresión extraída de un poema de la propia Fandiño, y que ella se ve a sí misma de ese modo. “Se consideraba la poeta de los pobres, de los desheredados”.

Luz Fandiño había mamado en casa el ideario comunista de su madre, y ella misma se convertiría después en una mujer de pensamientos tan independientes y revolucionarios que ni siquiera se sintió cómoda en las organizaciones más inconformistas. “Es una de esas personas a las que todo el mundo le queda a la derecha”, explica Juncal. Esa actitud vital la convirtió en una de las activistas sociales más conocidas y respetadas de Santiago, y en un faro de luz permanente para los jóvenes, que vieron en ella una persona insobornable e íntegra. El documental que cuenta su vida se proyecta el 27 de enero de A Coruña, en lo que será el punto de partida de una gira por Galicia.

Compartir el artículo

stats