Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un barco de la volandeira de Rianxo se hunde frente a la isla de Benza

Imagen de archivo de dos embarcaciones de la volandeira Iñaki Abella

El barco “Bearro II”, de Rianxo, se hundió este mediodía frente a Cabo de Cruz (Boiro), mientras participaba en el inicio de la campaña del “bou de vara”. Iban a bordo dos hermanos, que fueron rescatados en buen estado por otra embarcación del puerto barbanzano.

El accidente se produjo sobre las 11.40 horas de hoy, en el entorno de la isla de Benza. El “Bearro II” estaba realizando una maniobra, cuando se repente se le fue el aparejo hacia un lado, lo cual provocó un corrimiento de pesos y que la embarcación escorase.

Los dos tripulantes del barco siniestrado se echaron al mar y nadaron para llegar al "Hermanos Torres"

decoration

Jesús Torres Iglesias, patrón del “Hermanos Torres”, que estaba trabajando a media milla de distancia vio como el “Bearro II” perdía la estabilidad, por lo que tomó la decisión de ir a socorrerlo de inmediato. “Ya teníamos el cupo de volandeira, pero estábamos mirando si cogíamos algo de pescado”, afirma el patrón. “Llevábamos el arrastre, pero lo tiré todo al mar y fuimos a auxiliarles lo más rápido que pudimos”.

Cuando llegaron a las proximidades del “Bearro II” también se habían acercado dos barcos bateeiros grandes de Cabo de Cruz. La embarcación siniestrada ya estaba a punto de hundirse, y los dos hermanos se echaron al agua. “Nadaron siete, ocho, como mucho diez metros para llegar a nuestra altura”, señala Jesús Torres.

El barco está hundido a unos cinco metros de profundidad, por lo que su reflotamiento parece posible

decoration

Los dos hombres, de unos 35 y 45 años, respectivamente, se encontraban bien, aunque nerviosos por lo sucedido. El patrón del “Hermanos Torres”, en el que también navegaban dos hombres, les pidió que bajasen a la zona de máquinas y mientras, él recuperó algunos enseres de pesca y de material de salvamento del “Bearro II”. Posteriormente, pusieron rumbo a tierra.

Jesús Torres apunta que las condiciones meteorológicas y del mar en el entorno de Benza no eran malas, y que por fortuna el barco se hundió en una zona no muy profunda, por lo que es posible que se pueda reflotar el “Bearro II” sin mayores complicaciones.

Este accidente empañó en el inicio de la campaña del “bou de vara”, que ha supuesto la llegada a las lonjas de Cambados y Rianxo de los primeros lotes de volandeira fresca de la ría de Arousa. Un marisco muy apreciado tanto para su consumo en la hostelería y en casa como para la elaboración de conservas.

Compartir el artículo

stats