Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El regreso del Coro Liceo de Vilagarcía tras 19 meses

Uno de los ensayos, ayer por la noche en el Auditorio de Vilagarcía. Iñaki Abella

Llevaban diecinueve meses sin cantar juntos a consecuencia de la pandemia de COVID. Pero por fin ese periodo de carestía ha llegado a su fin. Los integrantes del Coro Liceo de Vilagarcía han retomado este mes los ensayos con muchas ganas e ilusión, con la mirada puesta en las Navidades, cuando ofrecerán un gran concierto que ya están preparando y que, avisan, “no será el típico de villancicos”. Será “muy original”, con un repertorio en el que cantarán en varios idiomas.

María Domínguez, la nueva directora

La agrupación reanuda su actividad y lo hace con savia nueva, tanto en lo que respecta a algunas voces como a la persona que ha tomado el timón del coro. La sucesora de Sonia Bouzada es María Domínguez, una joven de 25 años hija de compositor que ha estudiado Canto, Música y Piano, Composición y tiene un máster en dirección de coros y orquestas. “Es la única mujer de Galicia titulada como directora de coros”, destaca Pepe Álvarez, presidente del Coro Liceo y uno de los siete miembros que permanece al pie del cañón desde su creación en 1981. Ana Padín, Pili Barros, Fina Álvarez, Carlos Puga, Gustavo Rolán y José Luis Sanz también llevan cuatro décadas ofreciendo al público los mejor de sus voces bajo el paraguas del Coro Liceo.

Precisamente este año la formación está de aniversario, pues cumple cuarenta primaveras sobre los escenarios. Por ello, esta vuelta al ruedo después del duro parón de más de año y medio con motivo del coronavirus cobra especial relevancia.

Treinta miembros

Actualmente el coro cuenta con una treintena de voces. Son personas de todas las edades: desde veinteañeros hasta más de 70 años.

Con respecto a la procedencia, la mayoría son de Vilagarcía, pero también hay coristas de otros municipios de la comarca, como Vilanova y Cambados, e incluso de la ciudad de Pontevedra. “Para estar en esto te tiene que gustar, requiere mucho sacrificio”, valora Pepe Álvarez.

Cuatro horas a la semana de ensayo

Y es que el Coro Liceo de Vilagarcía ensaya cuatro horas a la semana, dos el martes en las instalaciones de la Escola de Música (de 21.00 a 23.00) y otras dos el jueves en el Auditorio municipal (de 20.00 a 22.00). “Hay gente que viene en tren desde Pontevedra, que sale de casa de noche y llega de noche”, valora Álvarez, alma máter de la veterana agrupación.

Como a otros colectivos, al Coro Liceo la pandemia también le ha pasado factura, tanto a nivel económico como emocional, sobre todo durante los meses más duros del confinamiento.

Pero ahora que están permitidas las reuniones de más de diez personas, los coristas ya pueden volver a ensayar juntos y disfrutar de una cierta normalidad. En el reciente concierto de Juan Carlos Cambas solo pudo cantar una pequeña parte del coro, de ahí que actuasen como grupo vocal Cantata.

Compartir el artículo

stats