Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un lujoso pazo urbano que busca comprador por 950.000 euros

Una de las cocinas del Pazo de Pardiñas. Okam Servicios Inmobiliarios

Está situado en pleno centro de Vilaxoán, junto a la plaza Rafael Pazos sobre la que gira la vida del pueblo. Precisamente esta es una de sus peculiaridades, la de tratarse de un pazo 100% urbano. Se trata del Pazo de Pardiñas, emplazado en el número 9 de la calle que lleva su nombre. Tiene 1.535 metros cuadrados que se dividen en tres plantas, además de los 1.300 que suman sus dos zonas ajardinadas.

El jardín cuenta con una fuente y un cruceiro.

El jardín cuenta con una fuente y un cruceiro. Okam Servicios Inmobiliarios

Este lujoso inmueble de piedra, con muebles de época y construido en el siglo XVI busca un comprador que esté dispuesto a desembolsar por él 950.000 euros (gastos de notaría, Registro e impuestos aparte).

El vestíbulo con escaleras de piedra. Okam Servicios Inmobiliarios

14 habitaciones y 5 baños

Según la información y las imágenes facilitadas por Okam Servicios Inmobiliarios, el pazo se encuentra en buen estado de conservación. Dispone de amplias estancias, entre ellas un total de catorce dormitorios y cinco cuartos de baño.

En la planta baja, de 640 metros cuadrados de superficie, hay un vistoso vestíbulo con escaleras de piedra, dos cocinas, un comedor, un salón-comedor, cinco habitaciones, dos baños, una sala de juegos, capilla, bodega, garaje y sala de calderas.

El Pazo de Pardiñas fue construido en el siglo XVI.

El Pazo de Pardiñas fue construido en el siglo XVI. Iñaki Abella

La primera planta cuenta con unas dimensiones similares (633 metros cuadrados exactamente) y alberga una cocina con lareira, seis salones, una zona de lavandería, vestidor, otra capilla y dos balcones.

Uno de los cuartos de baño.

Uno de los cuartos de baño. Okam Servicios Inmobiliarios

El último piso, el bajocubierta, tiene 296 metros cuadrados que se distribuyen en una cocina, tres dormitorios, un baño, un aseo y un trastero.

Con respecto a los espacios exteriores, el Pazo de Pardiñas tiene dos muy diferenciados. Por una parte está una zona verde de 300 metros cuadrados que rodea el inmueble, en la que crecen árboles de distintas especies. En la finca destaca una fuente y un cruceiro antiguos.

Ya al otro lado de la calle existe una parcela de 1.000 metros ocupada por árboles centenarios e infinidad de variedades florales. Este solar se incluye en el precio.

Una sala de juegos.

Una sala de juegos. Okam Servicios Inmobiliarios

El portal inmobiliario idealista.com muestra decenas de fotografías en las que se pueden observar las impresionantes estancias de este pazo emplazado en pleno casco histórico de Vilaxoán. Todas ellas acogen mobiliario antiguo, acorde a la decoración señorial del interior.

En cuanto a la luminosidad del inmueble (el cual no está adosado a ninguna otra edificación), la fachada principal tiene orientación este, por lo que da el sol toda la mañana. Tanto la fachada posterior como el jardín, ambos con orientación oeste, reciben luz directa toda la tarde. Las fachadas del pazo y los muros de cierre del jardín y de la parcela son de sillares de piedra.

Uno de los lujosos y espaciosos salones.

Uno de los lujosos y espaciosos salones. Okam Servicios Inmobiliarios

Su historia

El imponente edificio data del año 1550, si bien sufrió alguna ampliación posterior. Fue Juan Daval y María Pérez de Leiro quienes ordenaron construir la casona, dedicada desde sus inicios a residencia habitual. Posteriormente Francisca Romero de Lis, casa con Ignacio Pardiñas de Villardefrancos y Ayala (del que posteriormente tomaría el nombre), hereda el inmueble. Corría el año 1690.

Con el paso del tiempo el Pazo de Pardiñas fue cambiando de propietarios e incorporó unos terrenos nuevos que pertenecen al actual jardín de la propiedad.

Uno de los catorce dormitorios.

Uno de los catorce dormitorios. Okam Servicios Inmobiliarios

Generación tras generación, el inmueble continuó en manos de la familia Pardiñas. Según la información que maneja la inmobiliaria Okam, en 1809 era del coronel José Rafael Pardiñas; en 182, era propiedad del general Ramón Pardiñas Villar de Francos y Taboada y en 1890 de Ramón Agustín Sanjurjo y Pardiñas, sobrino del General Pardiñas. Fue en el año 1938 cuando los abuelos de los actuales dueños adquieren el pazo y deciden trasladar allí la vivienda familiar.

La inmobiliaria destaca que el Pazo de Pardiñas es “una vivienda única y con mucha historia de la que poder disfrutar en el centro urbano y al lado de todas las prestaciones que Vilaxoán ofrece”.

Compartir el artículo

stats