Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Decepción en el libre marisqueo en la ría de Arousa: poca producción y precios por los suelos

Una de las embarcaciones participantes en la presente campaña de libre marisqueo en Os Lombos. | // NOÉ PARGA

El pesimismo cunde entre los mariscadores de Arousa en uno de las “peores inicios de campaña que se recuerdan”. Es la percepción de la patrona mayor de Vilanova María José Vales tras comprobar la escasez de marisco en los bancos y el desplome de los precios en las lonjas. “El kilo de la babosa ha bajado un promedio de diez euros y así no es rentable”, admite también el patrón de A Illa Juan José Rial Millán quien atribuye esta depreciación, en parte, a la entrada de marisco de otras zonas distintas a la ría de Arousa pues durante el verano “cotizó bien”.

Ruperto Costa, patrón mayor de Cambados Iñaki Abella

Ruperto Costa: "Es el año que realizamos una mayor inversión"

El patrón de Cambados Ruperto Costa es igual de pesimista con la campaña de la almeja al estimar que la producción menguó a la mitad tanto en los bancos libres como en las concesiones y recuerda especialmente el episodio del pasado mes de febrero cuando descubrieron que murió toda la que habían resembrado en diversas zonas de la ría en el mes de noviembre cuando contaban que había alcanzado la talla comercial.

La situación siguió por estos mismos derroteros a la llegada del verano cuando los mariscadores también observaron que había demasiada concha suelta en los bancos.

Un problema que califica como mínimo de “muy llamativo” en el año en que las cofradías “hemos realizado la mayor inversión, cuando se ha sembrado más en las concesiones y hemos llevado a cabo un mayor trabajo tanto de limpieza de algas como otros cuidados”.

Descarta, eso sí, que la disminución pueda ser debida a patologías. “Hemos enviado muestras al Intecmar casi semanales y no se aprecian indicios de ninguna enfermedad que haya podido repercutir en la población de bivalvos”, explica de forma rotunda el patrón cambadés.

Costa también observa una anomalía importante respecto del retraso en el crecimiento de las almejas. “Hemos observado que tardan mucho más en alcanzar la talla comercial, sin que tengamos una explicación al respecto”, lo que también altera las previsiones de los implicados en el sector.

El patrón cambadés Ruperto Costa coincide con el análisis anterior pero añade que influyen otros muchos factores a tener en cuenta en este mal inicio de campaña, desde la contaminación o el cambio climático, las circunstancias meteorológicas, la presencia de algas o también la multiplicación de especies depredadoras como las “ouxas” y, en menor medida, el furtivismo o enfermedades propias del bivalvo.

María José Vales, patrona mayor de Vilanova de Arousa Noé Parga

Más de un millar de mariscadores de Arousa en unas 400 lanchas tienen autorización para faenar en O Bohído, Cabío y Os Lombos, los tres bancos libres que históricamente ofrecían la mayor producción de bivalvos de la ría pero que han ido a menos en los últimos años por causas múltiples como las riadas, contaminación o enfermedades como la marteilia que acabó con la producción de berberecho.

A ello hay que unir ahora el desplome de los precios en la lonja que convierten la actividad en muy poco o nada rentable para los marineros que participan en la campaña.

María José Vales destaca la dificultad para extraer siquiera los reducidos cupos del plan de explotación para la presente campaña. “Hemos pasado de cinco kilos de babosa a tres y redujimos la actividad de cinco a cuatro días semanales y, aún así, es muy complicado alcanzar el objetivo marcado”, expone con cierta amargura.

“Se está pagando a 20 euros la babosa grande que hace una semana estaba a 28"

María José Vales - Patrona mayor de Vilanova de Arousa

decoration

A ello hay que añadir una depreciación con la que no contaban al principio de la campaña de explotación pues apenas encuentran las dos especies mejor cotizadas: ni japónica ni fina. “Se está pagando a 20 euros la babosa grande que hace una semana estaba a 28 y la pequeña se cotiza a solo 12 euros, lo que supone una reducción de diez euros por kilo”, lamenta la patrona.

Una apreciación en la que también coincide Rial Millán quien recuerda que hace solo unos días se llegó a alcanzar la babosa grande los 42 euros por kilo cuando ahora “no superan los 20 o 22, mientras que la mediana se paga a 14-16 y la pequeña a 12”, explica decepcionado.

Juan José Rial Millán, patrón mayor de A Illa de Arousa Noé Parga

Los patrones consideran que si la situación se mantiene así va a ser necesaria una reunión con la Consellería do Mar para buscar soluciones a una campaña que no dudan en tildar de “desastrosa” y que anticipa en cierta medida como se va a desarrollar la navideña.

Los patrones consultados entienden que la situación no va a mejorar en esta campaña y apuntan a reajustes en el plan de explotación, entre otros con especies como el relojito del que pueden extraer un kilo por cada marinero, siempre que tenga un tamaño de menos de 35 milímetros, precisamente una especie de la que abunda el de talla mayor por los años en los que permaneció en barbecho.

"La almeja rubia, el relojito, el carneiro, la navaja y el longueirón llegan a 16 euros el kilo"

Juan José Rial Millán - Patrón mayor de A Illa de Arousa

decoration

Millán, por su parte, reconoce que la actividad se salva gracias a otras especies que llegan a la lonja a precios que considera más o menos razonables, como son los casos de la almeja rubia, el relojito, el carneiro, la navaja y el longueirón. “Son recursos que están alcanzando precios propios de la Navidad, unos 16 euros por kilogramo en la lonja”, subraya el patrón isleño.

Con todo, la máxima preocupación radica en la escasez de moluscos en los bancos que fueron más importantes hace solo unos años. “A Os Lombos ya solo acuden una treintena de barcos porque apenas hay marisco de talla comercial y los mariscadores acuden sobre todo a O Bohído que en breve ya no podrá soportar la sobreexplotación”, argumenta la patrona vilanovesa.

La contaminación de la ría es otra de las claves a tener en cuenta. “La inversión en saneamiento es insuficiente, los emisarios tienen fallos y cuando se averían vierten al mar porque no hay alternativa”, argumenta Vales quien considera debe estudiarse una mejora

Una actividad que ya no sale rentable

El patrón mayor de A Illa Juan José Rial Millán lamenta la baja rentabilidad obtenida por los mariscadores en los primeros cuatro días de la campaña por unos precios que considera irrisorios respecto a las expectativas iniciales. “La única explicación a la baja cotización es que está entrando mucho marisco de fuera en nuestro mercado, no sé si de Portugal o de otras zonas”, subraya. De ahí que las subastas en las lonjas decepcionen a un colectivo “que salva sus jornadas en el mar gracias a las otras especies autorizadas como la almeja rubia, el relojito, la navaja, el carneiro o el longueirón”. Admite que existe gran frustración entre los marineros al no cumplirse las expectativas de rentabilidad. “A 20 euros el kilo de babosa compensa, pero por debajo de ese precio el jornal no es suficiente para llevar a casa”. Rial Millán teme que la situación pueda ser todavía más catastrófica si el invierno “vuelve a ser tan lluvioso como el pasado año”, cuando la baja salinidad provocó la mortandad de las especies que ya habían crecido en unos bancos que se suponía empezaban a recuperarse.

Compartir el artículo

stats