DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta corta un carril en la Autovía do Salnés

La Autovía de O Salnés con el carril cortado por conos para mantener la infraestructura.

La Autovía de O Salnés con el carril cortado por conos para mantener la infraestructura. Iñaki Abella

La Autovía do Salnés sufre desde hace quince días el corte de uno de sus carriles en un tramo de unos cinco kilómetros, desde la estación de servicio de Meis hasta la entrada de acceso a la vía rápida que conduce hacia los municipios de Ribadumia y Cambados.

En estos últimos días han sido numerosos los conductores afectados por los trabajos de mantenimiento que la concesionaria realiza antes del verano, tanto para obras de conservación y desbroce como de control de la capa de rodadura.

La prohibición de usar la totalidad de la calzada está establecida a través de conos que obligan a reducir considerablemente la velocidad en todo el trayecto afectado pues en más de una ocasión circulan vehículos lentos y camiones en dirección a las distintas localidades de O Salnés.

Alto nivel de tráfico

La AG-4.1 es una de las vías con un alto nivel de tráfico pues según los últimos datos de aforos que publica la Xunta de Galicia estima que a diario circulan unos 15.000 vehículos, alrededor de un 20% de ellos pesados.

Los conductores que se encuentran con este obstáculo se quejan de la falta de información al respecto, sobre todo cuando viajan con tiempo tasado como es el caso de profesionales y empresarios que eligen la autovía por su capacidad.

Asimismo es de subrayar que la empresa concesionaria de la única Autovía existente en la comarca de O Salnés ha procedido en los últimos meses a asfaltar la plataforma por completo, desde Curro hasta Sanxenxo, con una inversión millonaria.

En estos momentos cuenta con una calzada en perfectas condiciones de uso, lo que conlleva que sea uno de los viales escogidos por los usuarios para acceder a las distintas poblaciones de la comarca.

Y en este sentido es de destacar también el hecho de que la Autovía conecta directamente con la Autopista del Atlántico, por lo que acerca considerablemente todo el litoral de O Salnés con las ciudades más importantes de Galicia y también con la Meseta.

Pendiente del desdoblamiento

Sin embargo, se trata todavía de una infraestructura incompleta pues el desdoblamiento que proyectó el departamento de Infraestructuras de la Xunta solo cubrió los 17 kilómetros desde el macronudo de Curro hasta la localidad de Sanxenxo.

Las fuerzas vivas de O Grove han reclamado en más de una ocasión que la autovía se prolongue los siete kilómetros que restan del trazado, sin éxito.

Las principales bazas que arguyen los vecinos de la villa meca se refieren a los atascos que se reproducen cada verano y también el riesgo de accidente que existe en alguno de los tramos de la vía.

Pero el alto coste del desdoblamiento ha echado siempre a las autoridades hacia atrás, como también ocurre con la autovía comprometida entre Curro y Vilagarcía de Arousa.

De momento la Xunta no se pronunció respecto de si a partir de 2024 aplicará también a estos tramos de autovía el peaje que si está previsto en la red estatal de carreteras.

Varios partidos políticos han llevado estos días a los plenos de los Ayuntamientos mociones oponiéndose a que se aplique una tarifa por el uso de estas infraestructuras.

La playa de A Lanzada, ayer. FdV

Temor de los conductores a los atascos al regreso de A Lanzada

El buen tiempo anunciado para este fin de semana hacía prever que miles los conductores eligieran la Autovía de O Salnés para disfrutar de las playas y de la oferta turística de las distintas localidades costeras. Sanxenxo, O Grove y A Illa de Arousa esperan hoy una gran afluencia de personas teniendo en cuenta que los niveles de restricciones permiten que la hostelería mantenga sus puertas y terrazas abiertas.

Pero playas como las de Silgar, A Lanzada o la de O Bao van a ser el principal reclamo para el público en una jornada como esta. Ello va a suponer un fuerte incremento de la intensidad del tráfico, pero lo que más preocupa a los conductores son los “tapones” que encuentran al retorno de la playa de A Lanzada, en el tramo que no ha sido nunca desdoblado.

Este es el primer fin de semana de buen tiempo que los usuarios de las playas podrán disfrutar de los servicios garantizados en los arenales con Bandera Azul o los que esperan contar con la Q de Calidad. Lo que todavía está pendiente es la contratación de los socorristas, al no haber empezado la campaña estival.

Compartir el artículo

stats