Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una colilla originó el conato de incendio en el geriátrico con dos evacuados al hospital

17

Incendio en la residencia de Ribadumia Iñaki Abella

Una colilla mal apagada pudo provocar el conato de incendio que se produjo el domingo por la noche en el geriátrico de Ribadumia, y que saldó con dos personas trasladadas al hospital, aunque sin lesiones graves. Esta es la principal hipótesis que maneja la empresa, Domus Vi, después de la primera investigación llevada a cabo por los servicios de emergencias.

En la residencia está prohibido fumar, salvo en las zonas exteriores

decoration

El siniestro se produjo poco antes de las 22.00 horas. En la residencia está prohibido fumar -solo se permite en los espacios exteriores- pero se cree que uno de los residentes que ocupan una de las habitaciones individuales de la primera planta del centro encendió un cigarrillo cuando estaba en su cuarto. Supuestamente, lo apagó mal y prendió en el colchón de su cama.

Domus Vi explica que el colchón es ignífugo, por lo que no llegó a arder, pero sí que provocó mucho humo. Inmediatamente, se dio aviso al 112, que movilizó a su vez un dispositivo con varias unidades de Bomberos y del 061, que envió a la residencia tres ambulancias, apoyadas por personal sanitario del centro de salud de Cambados.

35 personas atendidas

La empresa señala que no llegó a haber fuego, pero que sí se generó mucho humo, por lo que se desalojó al completo la primera planta del centro, y se reubicó durante unas horas a los residentes en otro ala del edificio. Entre tanto, los sanitarios atendieron en el mismo geriátrico a 35 personas por inhalación de humo, aunque en todos los casos los síntomas que presentaban eran leves.

Dos de esas personas, sin embargo, referían una situación algo peor, por lo que fueron derivados a sendos centros hospitalarios. La trabajadora M.C.I., de 42 años, fue derivada al Hospital do Salnés por un ataque de ansiedad, mientras que el hombre J.T.C., de 51 años, que era el ocupante de la habitación donde se dio el conato, fue trasladado a Montecelo.

La trabajadora ya recibió el alta, mientras que el hombre está bien, aunque sigue ingresado porque se le está realizando una valoración de carácter psiquiátrico. Por lo demás, la residencia ya ha recuperado la normalidad.

Durmieron en sus cuartos

Los bomberos no tardaron en llegar, pues su parque principal está precisamente en Ribadumia, y cuando accedieron al cuarto donde habían saltado las alarmas, la situación ya estaba controlada. Su labor durante las siguientes horas consistió principalmente en asegurarse de ventilar bien el edificio.

Domus Vi destaca que esa misma noche se recuperó la normalidad, y que la totalidad de los residentes de la primera planta ya pudieron dormir en sus habitaciones de siempre. Únicamente se cerró el dormitorio en el que se produjo el conato de incendio, puesto que fue necesario cambiar el coche, y ha quedado más dañada por el efecto del humo.

El incidente generó el domingo por la noche un susto enorme en Ribadumia, desplazándose al punto varios equipos de Emergencias y responsables locales. En un primer momento, de hecho, se temió que la situación fuese mucho peor, y la agrupación local de voluntarios de Protección Civil solicitó refuerzos de Cambados.

Compartir el artículo

stats