Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Terapia para mayores a base de hacer trampas

El grupo de mayores posa con algunas de las trampas que ya a podido elaborar, algunas de las cuales ya actúan en las zonas verdes de la residencia

Los beneficios de esta labor son múltiples para los usuarios. Iñaki Abella

La llegada del mes de abril ha dado lugar a un nuevo proyecto a cargo del departamento de animación sociocultural de la residencia DomusVi Ribadumia. La concienciación medioambiental se ha convertido en el argumento de unos talleres que llevan por nombre Laborterapia y en el que los beneficios son tanto para los usuarios como para sus vecinos.

Participan alrededor de veinte residentes y cada día realizamos actividades encaminadas a informar, concienciar y mostrar todo lo relativo a la acción de las avispas y la necesidad de reducir sus efectos y la implicación de todo el grupo es excelente

Andrés Cachón - Técnico de animación sociocultural de la residencia Domus Vi

decoration

La avispa velutina se ha convertido en el hilo argumental de una actividad para la que la implicación es absoluta. Andrés Cachón, técnico del departamento, apunta que “participan alrededor de veinte residentes y cada día realizamos actividades encaminadas a informar, concienciar y mostrar todo lo relativo a la acción de las avispas y la necesidad de reducir sus efectos y la implicación de todo el grupo es excelente”.

Con dos botellas, cerveza y levadura se elaboran las trampas. Iñaki Abella

Una cuestión tan sumamente identificada con la defensa del medio ambiente como es el reciclaje también ocupa un papel protagonista. En este caso son las botellas de plástico las que facilitan la realización de unas trampas para las velutinas que ya se han fabricado en un número importante. Todo ello para ser entregadas al propio Concello de Ribadumia para que sus operarios las distribuyan en aquellas zonas donde haya mayor proliferación de nidos.

“Cogemos dos botellas y acoplamos al cuerpo de una el cuello de la otra para que sirva de entrada de las avispas. Dentro tenemos una mezcla de cerveza y levadura para que las velutinas entren en la botella atraídas por el olor y ya no puedan salir. Tan sencillo como eficaz”, asegura Andrés Cachón.

A partir de la próxima semana se irán entregando las primeras trampas para su distribución por Ribadumia. Una iniciativa que también deja efectos muy positivos al margen del control de las velutinas y entre los cuales se encuentra el “promover la actividad de personas mayores y demostrarles que pueden ser muy útiles a los demás. Es una forma de ayudar y ser ayudados y les hace sentirse conectados con una problemática que está a la orden del día”.

Compartir el artículo

stats