Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pancho, Roque y el Camino del ejemplo en contra del cáncer infantil

El vilagarciano y el muñeco Roque, ayer a su llegada a Betanzos. | // FDV

Visibilizar con sus acciones la necesidad de tener muy presente que hay causas a la que nadie es ajeno, es lo que ha llevado a Francisco de la Barrera a recorrer el Camino Inglés del peregrinaje a Compostela. Su única, y no menos importante, motivación es la de recaudar fondos a beneficio de la lucha contra el cáncer infantil, y más concretamente, en favor de la Unidad Cris del Hospital de La Paz en Madrid.

Un momento de la etapa de ayer entre Pontedeume y Betanzos.

Pancho, que así se conoce familiarmente a este bombero vilagarciano, no viaja solo sino acompañado por el muñeco Roque y también por el aliento de muchísimas personas que en los últimos días le han hecho llegar mensajes de agradecimiento y admiración por su loable acción. Es decir que Pancho y Roque no viajan solos, sino acompañados del sentir de muchos de sus convecinos.

La verdad es que estoy agradablemente sorprendido de toda la gente que se pone en contacto conmigo cada día. Es increíble y te anima mucho a seguir visibilizando que hace falta la ayuda de todos para que todo vaya a mejor en la investigación

Francisco de la Barrera, Pancho - Vilagarciano que realiza el Camino Inglés en favor de la investigación contra el cáncer infantil

decoration

“La verdad es que estoy agradablemente sorprendido de toda la gente que se pone en contacto conmigo cada día. Es increíble y te anima mucho a seguir visibilizando que hace falta la ayuda de todos para que todo vaya a mejor en la investigación”, apunta el caminante solidario.

Ambos, Roque y Pancho, partieron el jueves para completar 28 kilómetros entre Ferrol y Pontedeume donde hicieron noche en un albergue municipal en exclusiva para ellos. “No hay peregrinos. La situación por el COVID hace que nada se parezca a lo que era antes. Todos los albergues de la Xunta están cerrados y no nos hemos cruzado con ningún peregrino todavía”.

Roque ejerce de símbolo que encabeza la campaña de donaciones en favor de la Unidad Cris del Hospital La Paz de Madrid.

Desde allí partieron a Betanzos, etapa de 19 kilómetros que completaron en la mañana de ayer, para luego realizar diversas fotografías que dan contenido al diario que cada noche Pancho escribe en el Facebook de “Viajando con Roque contra el cáncer infantil”. Un Roque que está a disposición de todo aquel que quiera colaborar, para lo que tiene que hacer es ponerse en contacto a través de las redes sociales, solicitar que el muñeco les pueda acompañar al viaje que quieran hacer y que se realicen pequeños donativos a la causa #ganaralcancer.

Cada noche Pancho escribe el diario de la etapa en el Facebook de “Viajando con Roque contra el cáncer infantil”

decoration

Hoy mismo completarán 24 kilómetros hasta llegar al albergue de Hospital de Bruma, en el Concello de Mesía. Antes partirán a las ocho de la mañana en una etapa en la que posiblemente y como les viene sucediendo, “nos encontramos con mucha gente haciendo deporte y caminando que se interesan por la causa y te animan a seguir. Incluso así, a partir de hablar con la gente, conseguí que me pudieran abrir el albergue de Hospital de Bruma. La gente es encantadora y son las pequeñas experiencias que siempre te deja el Camino”.

Mañana domingo restarán por delante otros 24 kilómetros antes de afrontar los últimos 15 el lunes y experimentar una nueva llegada al Obradoiro. Será la octava vez que Pancho de la Barrera lo haga, la mayor parte de las veces por causas solidarias con otros muñecos como Lucas o Saioa. Ahora es Roque quien reclama el cariño de todos.

Compartir el artículo

stats