Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Move A Illa”, el plan que busca potenciar la movilidad anterior al puente

Presentación del programa “Move A Illa. Arousa en Movemento” ayer en el Concello isleño. | // IÑAKI ABELLA

Cambiar la movilidad y regresar al concepto que existía antes de la construcción del puente. Ese es uno de los grandes objetivos que persigue el plan “Move A Illa”, un proyecto que trata de reducir la presencia del coche por las calles del municipio y de concienciar sobre la necesidad de reducir los niveles de dióxido de carbono. Para ello se va a dar protagonismo a alternativas de movilidad como la bicicleta, el metrominuto (un mapa de A Illa con el tiempo que se tarda en recorrer determinados espacios) o los Camiños Escolares entre otros.

Ideado en 2017 por la arquitecta municipal, Pastora Parada, este plan de movilidad será un documento vivo, al que se le podrán añadir otras iniciativas tendentes a mejorar la movilidad, o incluso, modificar las ya contempladas si se descubre que su funcionamiento no es el esperado. El proyecto, tras un importante retraso provocado por la pandemia, arrancará en las próximas semanas, justo antes del verano, con seis actuaciones en las que se van a invertir 826.000 euros.

Entre esas seis actuaciones destaca un sistema público de bicicletas que se llamará “Bici Arousa”. Gratuito para habitantes del municipio y de módico alquiler para foráneos, esta acción contará con tres estaciones en las que estarán repartidas 30 bicicletas, normales y eléctricas. Dos de estas estaciones serán permanentes en O Bao y O Regueiro, mientras que la tercera oscilará entre Carreirón y la plaza del Consistorio. La ubicación de las tres estaciones está próxima a acometerse mientras se perfila el funcionamiento de préstamo a través de una aplicación.

Otra actuación que entronca con la puesta en marcha del servicio de bicicletas es la construcción de un estacionamiento disuasorio en la zona de O Bao que contará con 875 plazas. Este estacionamiento tendrá el objetivo de acoger a gran parte del tráfico rodado que entra en A Illa y evitar la masificación. El acondicionamiento del parking está adjudicado y estará listo para el próximo verano.

Otra actuación es la reordenación urbana de dos calles, en la plaza de O Regueiro y Agro da Torre con vistas a una posible peatonalización de toda la zona, así como la apertura de una nueva calle en Entrecortiñas. Estas actuaciones se suman a la puesta en marcha de los Camiños Escolares Seguros para los tres centros que existen en el municipio”. A mayores también se van a hacer campañas de promoción, sobre todo en redes sociales para dar a conocer el metrominuto, una apuesta por la movilidad a pie en la que se especifica el tiempo que puede llevar andando desde un punto determinado a otro de A Illa. Esta circunstancia no solo va a reducir las emisiones de dióxido de carbono, sino que también va a ayudar a visibilizar el comercio. “Queremos contar con una Illa mucho más amable y respetuosa con el medio ambiente”, explicaba ayer el alcalde, Carlos Iglesias.

El regidor también hizo alusiones al concurso de dibujo para designar la mascota del proyecto. Bajo el tema “Mariña Fantástica”, el plazo de inscripción estará abierto hasta el 24 de este mes. Tendrá que tratarse de un dibujo relacionado con el mar, uno de los elementos sociales y económicos más importantes de un municipio que está rodeado de agua.

Más de 14.000 coches un domingo de agosto


Uno de los grandes problemas de A Illa es que su casco urbano y el municipio no están preparados para soportar ingentes cantidades de vehículos durante el verano. Un ejemplo de la situación que se vive en el municipio ocurre cada verano, cuando la carretera de As Aceñas y el puente colapsan por la afluencia de vehículos. “No puede ser que un domingo del mes de agosto, A Illa acabe acogiendo a más de 14.000 vehículos, es una locura, porque este municipio no tiene capacidad para ello”, explica Iglesias. De hecho, la presencia masiva de vehículos no solo provoca un colapso en la circulación, sino que también se convierte en un grave problema mediambiental, como se demostró el pasado año, cuando cientos de vehículos estacionaban encima de las dunas sin ningún tipo de control, provocando gravas daños ecológicos. Esa imagen “es algo con lo que tenemos que acabar porque el impacto que provocan es tremendo”. Es por ello que esta iniciativa busca “salidas sustentables que permitan reducir el uso de vehículos en un espacio natural como este, del que la gente puede disfrutar, bien a pie o bien en bicicleta, sin necesidad de usar el coche”.

Compartir el artículo

stats