SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Juzgado investiga a la cúpula de Condes de Albarei por un supuesto delito societario

La querella se dirige contra la presidenta y otros siete miembros del Consejo de Administración - También se investiga al gerente, al contable y los auditores externos

Vista aérea de la finca de Pazo Baión, buque insignia de la cooperativa Condes de Albarei, adquirida en 2012.

Vista aérea de la finca de Pazo Baión, buque insignia de la cooperativa Condes de Albarei, adquirida en 2012. // Iñaki Abella

La Justicia investiga a la cúpula de Condes de Albarei, una de las cooperativas más importantes de Galicia y referente en la Denominación de Origen Rías Baixas, por la supuesta comisión de un delito societario tras la denuncia interpuesta a consecuencia de los desfases dscubiertos en las cuentas referidas al ejercicio de 2017, como relata el fiscal especialista en delitos económicos en su calificación inicial.

El Juzgado de Cambados acaba de dictar el auto de diligencias previas por el que llamará a declarar a un total de doce querellados, entre ellos la presidenta María Dolores Calvo y otros siete miembros de la cúpula del Consejo de Administración de la coperativa, así como al gerente Xavier Zas y al contable Manuel Padín, sin olvidar a los interventores de la empresa que realizaron la auditorí correspondiente a aquel año.

La base de la denuncia que suscribe el fiscal de delitos económico está en una supuesta alteración de los balances de las cuentas "con la finalidad de obtener ventajas en la negociación con las entidades bancarias", a saber, a través de la "concesión de préstamos o negociación de intereses más bajos", al determinar la solvencia económica de la cooperativa.

Pero dicha estrategia puede suponer un grave quebranto para el futuro de una entidad que podría entrar en dificultades si parte de sus 400 socios reclamase la totalidad de la deuda que la cooperativa tiene contraída con ellos en los últimos diez años, especialmente desde que adquirieron el emblemático Pazo Baión, que es el buque insignia de la cooperativa.

Causa compleja

El Juzgado número 3 de Cambados declaró esta causa compleja en un Auto de fecha 23 de enero de este año y admitió a trámite la querella el 23 de julio subrayando que"los hechos que resultan de las anteriores actuaciones -sostenidas por la Fiscalía- presentan características que hacen presumir la posible existencia de un delito societario".

Y añade que al no estar todavía "determinadas la naturaleza y circunstancias de tales hechos, ni (todas) las personas que en ellos han intervenido..., procede instruir diligencias y practicar aquellas esenciales encaminadas a efectuar tal determinación y, en su caso, el procedimiento aplicable" en este procedimiento.

De ahí que solicite información económica detallada de las cuentas de la cooperativa de 2017, así como de las empresas filiales que podrían haber servido como pantalla en la operación que ahora se investiga.

Como subraya el fiscal especializado, Adegas Condes de Albarei SCG (Sociedad Cooperativa Galega), con domicilio en Cambados" ostenta la titularidad de otras dos empresas filiales que son las que realizan las operaciones de negocio y operan bajo el régimen de Sociedad Limitada Unipersonal (SLU) y otra como Sociedad Anónima Unipersonal (SAU), esta última bajo el nombre de Comercial Oula, luego llamada Comercial Condes de Albarei.

En el balance de situación del ejercicio 2017, la empresa matriz, es decir, la cooperativa "reflejó como acreedores comeciales no corrientes (pasivo a largo plazo) la cantidad de 12.585.012,10 euros, cuando en el ejercicio de 2016 era de 4.169.438,59 euros; y como pasivo corriente (pasivo a corto plazo) 4.166.633,04 euros, cuando en el ejercicio 2016 era de 12.034.600,77 euros".

Este juego de cifras supuso una inversión del dato contable que en principio podría poner en peligro a la entidad cooperativa y la inversión que tienen depositada sus 400 socios.

Explica el fiscal que para justificar el anterior balance, es decir la inversión de los pasivos, la primera filial Adegas Condes de Albarei SLU "presentó en el ejercicio de 2017 en el balance de situación los siguientes datos: deudas con empresas del grupo y asociados (pasivo a largo plazo) 11.823.335 euros, cuando en el ejercicio de 2016 era de 3.889.000, y como proveedores a corto plazo 4.056.098 euros cuando en el ejercicio de 2016 era de 11.101.465, 85 euros".

Añade el abogado público en el escrito que inspiró la apertura del procedimiento abreviado que la realidad de los pasivos es "la reflejada en el ejercicio 2016" y "la alteración de los mismos (al año siguiente), considerando el corto plazo como largo y el largo plazo como corto, tenía por finalidad fundamentalmente obtener ventajas en la negociación con las entidades bancarias".

Pero se añade en el escrito del representante del Ministerio Público que "además de este intercambio sustancial en la contabilidad de las sociedades indicadas, que alteraba la imagen fiel de las mismas", la filial de la cooperativa Condes de Albarei SLU "contabilizó como activo no corriente, dentro del epígrafe Inversiones en empresas del grupo y asociadas a largo plazo la cantidad de 1.489.095,24 euros que se correspondían a su participación en la segunda filial Comercial Oula SAU", un activo, explica, que se trasladaba a la cooperativa por estar participada por ambas, una

En la querella que suscribe el fiscal se pone también de manifiesto que las cuentas anuales de 2017 "fueron aprobadas en la asamblea general ordinaria de 8 de junio de 2018"

Y es en este documento donde aparecen reflejado el supuesto objetivo de la alteración de las cuentas y en particular computar el largo plazo como corto y viceversa, una contabilidad que ya se reflejaba en enero, es decir seis meses antes de la reunión con los socios que le dieron el visto bueno hace dos años.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats