Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un descenso generalizado

Las lonjas gallegas subastaron 406 toneladas de pulpo en julio y agosto de 2019, pero se quedaron en solo 38 este verano (datos provisionales). La caída, lógicamente, ha hecho que se disparara el precio, con topes de 17 euros por kilo el año pasado y de casi 24 en la actualidad. Pero esa mejor cotización no compensa, en absoluto, el desplome generalizado de las ventas. El puerto de Ribeira, por ejemplo, bajó de 106 a apenas 11 toneladas de este cefalópodo; en el de Vigo las descargas cayeron desde las 49 a 9 toneladas; el de A Coruña pasó de 43 a 2; y Bueu, que había subastado 38 toneladas el pasado verano, tuvo que conformarse con apenas dos en el actual. También bajaron las subastas en Muros, de 28 a menos de una tonelada; en Cangas, de más de 18 a 1,5; Cambados, de cerca de 20 a 1,4 toneladas de pulpo; y O Grove, que pasó de 12 a 1,5 toneladas en los dos meses estivales.

Compartir el artículo

stats