Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las toxinas cierran las primeras bateas de Arousa y elevan a 15 los polígonos inoperativos en Galicia

La actividad en los puertos aún es intensa. También en O Grove, donde ya se prohibió la extracción en parte de los viveros de Meloxo

6

Las toxinas cierran las primeras bateas de Arousa

Aunque más lentamente de lo que se temía, como se explicaba ayer en FARO DE VIGO, el episodio tóxico que desde la semana pasada afecta a las rías gallegas -iniciado en las de Vigo y Pontevedra- sigue extendiéndose.

Tanto es así que alcanzó ya las bateas de Arousa; de ahí que se ordenara el cierre de dos de sus polígonos más importantes, el Grove C2 y el Grove C4.

Esta mañana son 15 los cerrados en toda la comunidad, de un total de 52. Esto quiere decir que aún hay producto suficiente para satisfacer la importante demanda actual, de ahí la intensa actividad registrada en los muelles. También en el grovense de Porto Meloxo, a pesar de los citados cierres decretados por el Intecmar en sus aguas.

Junto a los dos arousanos están cerrados los dos de Ares-Betanzos, siete de los ocho polígonos de Pontevedra -ayer únicamente seguía operativo el Cangas A- y tres de los doce con que cuenta la ría de Vigo; Cangas H, Cangas G y Cangas F.

También en Muros

Hasta ayer la única que se libraba de este episodio provocado por las toxinas lipofílicas era la ría de Muros-Noia, con sus cuatro polígonos bateeiros disponibles. Pero a última hora de la jornada también se decretaba el cierre para el Muros C.

Todo indica que en próximas jornadas seguirán produciéndose cierres derivados del aumento de células tóxicas en el interior de las rías.

Un incremento provocado, a su vez, por la gran cantidad de nutrientes y fitoplancton portador de biotoxinas que empujaron hacia ellas los fuertes vientos de componente sur registrados en las semanas previas.

Compartir el artículo

stats