Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vilagarciano en cuarentena por el coronavirus: "Hay que transmitir calma"

Salvador Abalo se encuentra en el hospital Gómez Ulla, y recuerda que la gripe también ha causado víctimas en Galicia

El entrenador vilagarciano Salvador Abalo. // Nuria Liras

El entrenador vilagarciano Salvador Abalo. // Nuria Liras

El entrenador de fútbol vilagarciano Salvador Abalo Fernández hace un llamamiento a la tranquilidad desde el hospital Gómez Ulla de Madrid, en el que permanece en cuarentena tras su evacuación de Wuhan, la ciudad china en la que empezó el brote del coronavirus 2019-nCoV. "No hay que ser alarmistas, sino transmitir tranquilidad", aseveró ayer.

El entrenador admite que la situación es preocupante, pero anima a observarla en perspectiva. "Esto al final es como una gripe", enfermedad que ha causado la muerte este año a una decena de personas, solo en Galicia. Tanto es así que Abalo teme que un exceso de alarmismo pueda terminar generando recelos o miedo hacia los ciudadanos chinos o los españoles que han estado en China. "Se está jugando con el pan de la gente".

Salvador Abalo se encuentra bien de salud, sin síntoma alguno preocupante. Cada día, después de las comidas, le toman la temperatura, al igual que a los demás españoles que han sido repatriados de China tras la alerta sanitaria y que permanecen en cuarentena en Madrid. Eso sí, admite que a nivel anímico empieza a acusar el cansancio y el estrés por un encierro tan prolongado.

"Ya no son solo los días que llevamos aquí en Madrid, sino también los ocho que pasamos en China y el viaje", que duró más de una jornada. Y aún le queda más de una semana por delante, ya que podrá abandonar el hospital a finales de la próxima, siempre y cuando siga todo bien.

Mata las horas leyendo un libro técnico sobre fútbol y viendo partidos. También navega por internet, pero evita leer sobre el coronavirus, pues considera que el exceso de información genera al final confusión. Tanto es así que intuye que pasado el tiempo la alarma, "se irá desinflando", como sucedió en su día con la Gripe A, que causó una situación rayana al pánico en la opinión pública occidental.

Salvador Abalo (Carril, 1974) lleva tres años entrenando en China. Actualmente prepara a niños de primer año de Infantil en Wuhan, tras lograr el pasado año con su equipo la participación histórica en la liga y la copa chinas. Ya ha dicho que ni se le pasa por la cabeza la posibilidad de no volver a China. Así, ha manifestado que, "mi futuro está allí, porque es un país que te da muchas oportunidades. En cuanto se arregle todo esto, espero volver allí lo antes posible".

Compartir el artículo

stats