Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un escape de gas en la calle obliga a desalojar tres casas unifamiliares en el barrio de Fefiñáns

La incidencia se produjo al ceder una arqueta del servicio bajo el peso de un vehículo de obras

Bomberos y personal de la empresa suministradora, en el lugar de la incidencia. // Noé Parga

Bomberos y personal de la empresa suministradora, en el lugar de la incidencia. // Noé Parga

Un escape de gas provocado por causas fortuitas obligó a evacuar ayer tarde tres viviendas unifamiliares de la calle Manuel Murguía, en la zona antigua de Cambados. El escape se produjo en torno a las 16.00 horas, presuntamente porque un elevador de los empleados para las obras y limpiezas de fachadas pasó por encima de una arqueta de la empresa de suministro de gas natural. La tapa cedió y habría tocado la válvula de suministro a una vivienda, por lo que empezó a salir gas por la arqueta.

Fueron los propios operarios de la empresa que está trabajando en el edificio los que dieron la voz de alarma, y se montó un operativo con la Policía Local, Bomberos y Protección Civil. El concejal de Seguridad Ciudadana de Cambados, Constantino Cordal, se desplazó al lugar y explica que se procedió a evacuar las tres viviendas más próximas a la zona donde se produjo el escape, al tiempo que se cortó la calle a los viandantes, y se advirtió a los residentes en las inmediaciones que permaneciesen dentro de sus casas.

Los Bomberos del parque de Ribadumia lograron controlar la fuga con cierta rapidez al cerrar las llaves de paso, pero aún entonces se tomaron mediciones de gas en los portales de los inmuebles colindantes, para garantizar que sus ocupantes podrían regresar a los mismos sin peligro alguno. Participaron en las mismas los técnicos de la empresa de suministro.

El operativo se dio por concluido poco después de las cinco de la tarde, momento en el que se reabrieron las calles afectadas y las personas desalojadas pudieron regresar a sus viviendas.

Las incidencias relacionadas con escapes de gas no son habituales en O Salnés, y menos todavía las que se producen en la vía pública con las instalaciones del gas natural. En los últimos cuatro meses se produjeron al menos dos escapes en Vilagarcía, pero en ambos casos fueron dentro de inmuebles -uno en el interior de un bar, otro dentro de una casa- y vinculados a las instalaciones domésticas.

Compartir el artículo

stats