Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "marteilia" aún diezma el berberecho

Las ventas del molusco han aumentado de forma considerable en varias lonjas de la ría de Arousa, pero esto no significa que el patógeno haya desaparecido de sus aguas

Una trabajadora observa uno de los tanques de agua, en el CIMA de Vilanova. // Iñaki Abella

Una trabajadora observa uno de los tanques de agua, en el CIMA de Vilanova. // Iñaki Abella

El berberecho es una especie vital para los mariscadores, tanto de a flote como de a pie, puesto que influye mucho en sus ingresos. La "marteilia" cayó como una maldición sobre los bancos de las rías de Arousa -la más afectada-, Pontevedra y Vigo, y hubo años en que la producción de este bivalvo fue prácticamente testimonial. En los últimos meses, se asiste a un repunte importante de las ventas de berberecho en varias lonjas, como las de Barbanza, Carril o Vilanova. Pero el director del CIMA avisa de que hay que ser muy cautelosos con estas estadísticas.

"Al estudio de los datos estadísticos hay que dedicarle muchas horas. En estos momentos sí hay berberecho disponible, pero por otra parte, vemos que la incidencia de la enfermedad se mantiene muy estable en todos los parámetros", argumenta Carlos Gabín.

¿Qué significa esto? Que todavía no es momento de cantar victoria, y de que en las lonjas se esté vendiendo más berberecho no significa que la "marteilia" se esté retirando de las aguas de la ría. Muy al contrario, sigue atacando el berberecho. Así, la mejora en la comercialización podría deberse a "aspectos de mejora de gestión del recurso", en palabras de Gabín.

Además, el director del CIMA plantea que aún "no hay un patrón claro de estacionalidad de la marteilia", lo que impide hacer previsiones de la irrupción del patógeno o avisar al sector de cuando tienen que extraer el marisco para sacarlo sano. "Necesitamos seguir investigando", proclama Gabín.

Esta es la razón de que el berberecho sea una de las piedras angulares del calendario de investigaciones que se desarrollan en Corón, hasta el extremo de que está presente de forma directa o indirecta en varios proyectos. Es el caso del Cockles (berberechos en inglés), una iniciativa europea en la que participan varios Estados de la franja Atlántica preocupados por la situación de este bivalvo. El CIMA participa en el área de investigación de Patología.

Individuos resistentes

Una de las investigaciones más importantes del CIMA se denomina "Croque", que es una de las denominaciones populares del berberecho ( Cerastoderma edule). Su finalidad es estudiar las poblaciones de este animal en criaderos y seleccionar aquellos individuos que sean capaces de resistir la enfermedad. El objetivo es que los adultos se reproduzcan, para estudiar la resistencia a la marteilia de las siguientes generaciones.

En última instancia, los investigadores quieren descubrir por qué unos berberechos sobreviven al patógeno y por qué otros mueren, al tiempo que se fomenta el cultivo en condiciones controladas de aquellos ejemplares que sí salen adelante.

Una fase de importancia vital en el proyecto consiste en el engorde en batea de los berberechos resistentes, donde son sometidos a un control técnico exhaustivo hasta que alcanzan la talla comercial, que es de 25 milímetros.

El CIMA estaba ya a las puertas de obtener los primeros resultados de este trabajo, que permitiría identificar las características de los animales más resistentes, cuando a finales de diciembre de 2016 una o más personas les robaron el millar de unidades que tenían a engordar en una batea.

Aquello significó un enorme jarro de agua fría para el Centro de Investigacións Mariñas de Corón, pero también para los millares de personas que extraen berberecho en Galicia, pues los furtivos arruinaron de un plumazo muchos meses de investigación. El CIMA tuvo que empezar de nuevo todo el proceso, lo que les ha originado un retraso de más de dos años. En estos momentos, vuelven a tener alevines engordando en batea.

¿Por qué el "birollo" resiste?

Hay otro tipo de berberecho, el llamado "birollo" ( Cerastoderma glaucum) que sí resiste bien las infecciones. ¿Pero por qué el "birollo" sobrevive a la marteilia y el berberecho convencional no? Esta es otra de las líneas de trabajo que están explorando en el CIMA en busca del Santo Grial que permita dar una respuesta a la angustiosa espera de los mariscadores. Para ello, se están enlazando los estudios realizados a ambas especies hermanas de berberecho, para conocer qué sucede en sus organismos antes de la infección, durante la misma, y después.

Recientemente, el CIMA concluyó otro proyecto, centrado en O Ariño, una concesión marisquera de Vilanova donde por razones ambientales pendientes de determinar, el berberecho crece mucho más rápido que en otros lugares, con lo que alcanzaría la talla comercial antes de ser atacado por la marteilia. Sin embargo, las conclusiones de este seguimiento no serían extrapolables para el conjunto de la ría, al producirse en una zona muy concreta y delimitada.

Compartir el artículo

stats