Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corón presume de vecina centenaria

Regina Boullosa Tielas celebró el siglo de vida escoltada por toda su familia, incluida su primera tataranieta de corta edad

Cien años separan a Regina de su tataranieta. // Iñaki Abella

Cien años separan a Regina de su tataranieta. // Iñaki Abella

Unir en torno a una mesa a cuatro generaciones de una misma familia es casi una utopía. Sin embargo, se consiguió ayer en una vivienda de Corón, en Vilanova de Arousa, donde la matriarca de la familia, Regina Boullosa Tielas, cumplía su centenario rodeada de todos los integrantes de las sucesivas generaciones.

Aunque marcada por los achaques de la edad, Regina Boullosa, presidió la mesa y disfrutó de la compañía de sus cuatro hijos, 13 nietos, 15 bisnietos y una tataranieta, recientemente llegada a la familia y de la que le separa prácticamente un siglo de vida.

Boullosa no nació en Vilanova de Arousa, sino que lo hizo a varios kilómetros de distancia, en las inmediaciones del balneario de Mondariz. Sin embargo, siendo todavía muy joven, se vino para la ría de Arousa para vivir en la casa de unos tíos. Estos regentaban una panadería, en la que trabajó un tiempo, convirtiéndose en uno de los grandes referentes de Corón a la hora de preparar las empanadas de maíz. Pero los trabajos que desempeñó con mayor maestría fueron las labores del campo y el de madre, algo que ayer destacaban sus hijos y sus nietos, a los que también cuidó para que sus vástagos pudiesen conciliar su vida familiar y laboral.

"Fue siempre una mujer muy trabajadora en el campo, creo que nunca tuvo un día de descanso hasta los 90 años de edad", explicaba ayer una de sus hijas totalmente emocionada por el logro vital alcanzado por su madre. La dieta para alcanzar tanta longevidad fue comer "muy variado, aunque poco, y entre esa variedad no se encontraban los dulces precisamente".

A la celebración también asistió el teniente de alcalde vilanovés, Javier Tourís, natural de Corón y conocedor de la familia, que no solo le entregó un pequeño detalle como recuerdo, sino que también acudió con un ramo de rosas. Entre las que más disfrutaron de la fiesta estaba la pequeña tataranieta, que apenas se separó del regazo de Regina Boullosa durante toda la velada.

Compartir el artículo

stats