La gira sin fin de Bob Dylan

El cantante cumplió ayer 75 años con el depósito lleno y a punto de salir de nuevo a la carretera para presentar su último disco de homenaje a Frank Sinatra

25.05.2016 | 04:55

El músico y compositor estadounidense Bob Dylan, una de las figuras más influyentes de la música contemporánea, cumplió ayer 75 años con la misma energía y actividad que le han caracterizado en su más de medio siglo en los escenarios.

Incapaz de detenerse y siempre en búsqueda de nuevas composiciones, Dylan continúa con un nuevo episodio de su "Gira sin fin", que comenzará en apenas unas semanas, en la que presentará su último disco, "Fallen Angels", en el que vuelve a homenajear el cancionero americano, con especial énfasis en Frank Sinatra, a quien ya dedicó su disco anterior, "Shadows in the Night".

Robert Allen Zimmerman, nacido en Duluth (Minnesota) en 1941, ha cambiado el libreto de la música estadounidense en varias ocasiones, y cuenta con algunas de las canciones por las que se recordará el siglo XX, como "Subterranean Homesick blues", "Forever Young", "A Hard Rain's a-Gonna Fall" o "Maggie's Farm".

Aun así, parece incapaz de bajarse del escenario. En 2014 ofreció noventa y dos conciertos y el año pasado, ochenta y siete. Desde 1988 ha ofrecido una media anual de un centenar de actuaciones y el mayor parón entre ellas ha sido de apenas tres meses. "Tienes que ir donde la gente está", ha dicho en más de una ocasión el autor de "Mr. Tambourine Man".

Los conciertos de Dylan son conocidos por dejar boquiabierta a la audiencia con retorcidas versiones de sus composiciones, pero a la vez son aún capaces de hacer brotar la magia del viejo trovador que exasperaba y fascinaba a partes iguales en las décadas de 1960 y 1970.

Conocido por su alergia a la prensa, en una de sus entrevistas más recientes, ofrecida en 2015 a la revista "AARP", centrada en un público de más de 50 años, comentaba el paso del tiempo. "Mira, te haces mayor. La pasión es un juego de los jóvenes, los jóvenes pueden ser apasionados. Las personas mayores tienen que ser más sabias. Quiero decir, estás por aquí un tiempo, dejas ciertas cosas para los jóvenes. No intentes actuar como si fueses joven. Podrías realmente hacerte daño", dijo entonces.

Por ello, y con 37 discos a sus espaldas, apuntó a la importancia de que "el tiempo sea un compañero". Ganador de diez premios "Grammy", un "Oscar" y el "Príncipe de Asturias" de las Artes en 2007, Dylan ha sonado en varias ocasiones incluso para recibir el Nobel de Literatura, la última en 2014. Como consecuencia, Dylan ya no es sólo un músico, es la leyenda de un músico. En marzo pasado, la George Kaiser Family Foundation anunció que un sorprendente archivo secreto con décadas de documentos de Dylan, que incluye grabaciones desconocidas, manuscritos e instrumentos, será instalado en Tulsa, en el Estado de Oklahoma, justo al lado del Woody Guthrie Center de la ciudad.

Dylan siempre ha considerado a Guthrie, nacido en Oklahoma y uno de los principales músicos populares de EE UU en las décadas de 1940 y 1950, como su gran ídolo y el motivo de que comenzase a escribir canciones.

"No quiero que nadie se obsesione, especialmente sobre mí o cualquier cosa que yo haga", afirmó en 1969, cuando ya contaba con nueve discos a sus espaldas, en una conversación con la revista "Rolling Stone", bautizada precisamente en referencia a una de sus canciones, "Like a Rolling Stone", mostrándose displicente con la gran responsabilidad que se le empezaba a atribuir. Sin embargo, parece claro que no ha tenido éxito en este aspecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine