Yolanda Sacristán - Directora de la revista "Vogue"

"Tengo la virtud de ponerme un ´zara´ y que parezca ´balenciaga´"

"La pasarela Cibeles no debería ser subvencionada y sigo pensando que nuestros diseñadores arriesgan e innovan poco"

 08:17  
Yolanda Sacristán, directora de la edición española de "Vogue". / FdV
Yolanda Sacristán, directora de la edición española de "Vogue". / FdV 

ISABEL BUGALLAL –Pretendía ser corresponsal de guerra y acabó en la moda.

–De joven tienes esas ideas románticas y te imaginas en la guerrilla con un look militar; luego acabé la carrera con otra idea y, de becaria en “Abc”, me di cuenta de que no me iba nada lo de estar en medio de la manifestación y del conflicto. Mandé currículos a varios sitios y acabé trabajando diez años en la revista “Ragazza” seis de ellos como directora.

–¿Cómo llegó a “Vogue”?

–Me llamaron y creí que era para dirigir “Glamour”; a la sexta entrevista me dijeron que era para dirigir “Vogue”. Quizá, tras entrevistar a todas las directoras de revistas, vieron frescura en mí, no experiencia.

–Para entonces usted ya era madre de familia.

–Tenía dos hijos; la tercera la tuve aquí hace 3 años. Es complicado porque viajo mucho, aunque no tanto como la gente cree. Los dos primeros ya son mayores, tienen 15 y 12 años.

–De todos modos, no la verán mucho.

–Casi más por ellos que por mi, tienen unas agendas muy completas: colegio, entrenamiento... No somos muy estrictos, yo llego tarde y ellos se acuestan tarde también.

–¿Fue idea suya el reportaje a las ministras del PSOE?

–Al ver el nuevo Gobierno de Zapatero, compuesto por un 50% de mujeres, le dije al subdirector que era un “temazo” y él contestó “efectivamente, pensé lo mismo”.

–¿A todas les pareció bien?

–Todas dijeron que sí, no vieron nada malo. Y yo sigo sin verlo, “Vogue” es una revista seria.

–¿Y con las ministras del PP?

–Nos gustaría pero después de la polémica será difícil. Los políticos consideran que salir en Vogue no les beneficia, cosa que no comparto porque tenemos 800.000 lectores, la mayoría afines a su partido.

–¿”Vogue” tira al PP?

–De eso nos tacharon cuando salió el reportaje. Dijeron: ¡cómo salir en una revista del lujo! Como si las ministras por ser socialistas no pudieran ir bien vestidas.

–Desde entonces, “María Teresa Fernández de la Vogue”.

–Y yo, encantada. Que una mujer tan elegante como ella lleve nuestro nombre es un honor.

–¿”Vogue” o “Vóguez”, como decían al salir la edición española?

–No lo había oído. “Vogue” España es muy española, pero es una cabecera internacional.

–¿Cuál es el ejemplo, “Vogue” América, Francia o Italia?

–Nuestro “Vogue” conserva un espíritu anglosajón. Hay ciertos mercados que se prestan a un “Vogue” más artístico, como el italiano o el francés, que tienen más experiencia en moda, pero en el caso español no es así y hay otro tipo de lector.

–¿Anna Wintour es el modelo?

–Más que ella, la revista que dirige; “Vogue” América es impecable, siempre vinculada a la actualidad.

–¡Menudo poder el suyo!

–Es una mujer que ha sabido conectar, hacer un producto a la altura del mercado más exigente del mundo y mantenerse en el número uno. Es una mujer admirada...

–¡Y muy odiada!

–No conozco a ningún líder que no sea odiado. Es una de las cinco mujeres más influyentes del mundo de la moda.

–Todas querrán ser Wintour.

–No, yo, no, es una responsabilidad terrible; estoy muy feliz siendo Yolanda Sacristán.

–¿Usted también despierta grandes filias y fobias?

–Creo que no. EE UUes un gigante en todo y ella está a su altura. Yo no soy nada ni nadie.

–Un reportaje de Tom Ford con niñas en “Vogue” París resultó un escándalo.

–Yo también tengo hijos y no encuentro sentido a ese reportaje. Nunca lo hubiera hecho en “Vogue” España. Hay que ser transgresor pero no llegar a esos límites.

–¿Bernard Annault protestó?

–No lo sé, hay tantos rumores.

–Acaba de comprar Bulgari pero no pudo con Hermés.

–Ya veremos, siempre insiste hasta conseguir lo que se propone para seguir agrandando su imperio.

–Al lujo le resbala la crisis: los beneficios de su grupo, LVMH, subieron un 73%.

–En el mundo del lujo, un buque como Vogue nota la tormenta pero es difícil que se hunda.

–El reportaje de las niñas costó la dirección a Corine Roitfeld, llamada a relevar a Wintour.

–Soy muy pragmática y creo que no hay nadie insustituible; no creo que un reportaje acaba con nadie, aunque hay que saber cuándo y dónde y ser políticamente correcto.

–¿Tuvo alguna tentación?

–No, hay temas como el de los niños o la religión que para qué tocarlos. Intentamos hacer una moda bonita y que la gente disfrute.

–¿Evita la polémica?

–Somos una revista amable pero no rehuimos la polémica. Lo que no hago es buscar temas escabrosos para salir en los titulares mañana.

–¿Qué ambiente encontró en París tras la caída de Galliano?

–Un poco enrarecido y muy emotivo. Galliano tiene grandes partidarios, es un genio y marcó una época en la casa Dior. Es un gran tipo, divertido; nos dio muchas portadas a todos y grandes reportajes. El que ya no esté en Dior produce vértigo, se te encoge el corazón cuando ves que ya no sale a saludar al final del desfile.

–El año pasado, el suicidio de Alexander McQueen: los diseñadores están sometidos a una gran presión: cuatro colecciones al año y ocho si tienen firma propia.

–Es duro, pero nadie te obliga, puedes no estar ahí y no hacer tu línea, dedicarte a otra cosa. Cuando aceptas las normas del juego...

–Unas normas que cada vez son más duras.

–Va en un sueldo cada vez más alto. Puedes decir “llego hasta aquí”, muchos diseñadores lo hacen, pero es cierto que se te puede ir de las manos; hay que tener cabeza y estar rodeado de gente que tenga los pies en la tierra y te diga “cuidado”.

–¿Usted está bien rodeada?

–Casi ninguno de mis amigos pertenece al mundo de la moda y fuera de mi trabajo no tengo conversaciones como esta. La mitad no digo que no sepan quién es Galliano, pero casi; la mayoría no conocen a los diseñadores ni a personajes de la moda, y eso me mantiene con los pies en la tierra. Y tener una familia que me dice “tranquila, que no es para tanto”, también es estupendo. O comprar el pan en deportivas.

–¿Cómo le gusta vestirse?

–Normalmente, soy el reflejo de la revista. Si por la mañana tengo que ir al colegio, luego trabajar y enganchar con una cena de amigos, procuro ir con unas bailarinas, un pantalón negro y una camisa; luego, me pongo los tacones y de noche sustituyo la camisa por un top.

–¿Le gusta mezclar?

–Creo que en la mezcla está el éxito y que las tendencias hay que adaptarlas a cada uno. Está mal que yo lo diga pero tengo la virtud de ponerme un “zara” y que parezca un “balenciaga”. Me gusta que me pregunten y poder decir que es de El Corte Inglés o de H&M, aunque también, por supuesto, llevar una buena camisa de seda, de Valentino.

–¿Qué pasarela prefiere?

–París, no es tan comercial como Nueva York o Milán y tiene un punto de romanticismo, de ensoñación y teatralidad que me encanta.

–¿Cibeles?

–Supone un gran apoyo a la moda española, sin embargo, considero que una pasarela no debe ser subvencionada. En cuanto se subvenciona la creatividad entran intereses políticos en escena.

–¿Tenemos buenos creadores?

–Sí, aunque sigo pensando que arriesgan poco. Creo que tienen que arriesgar e innovar más, no adaptar o inspirarse en otros y ser tan correctos.

–¿Sus favoritos para vestir?

– Vestiría de Lanvin siempre y ves Saint Laurent, a veces.

–¿Visten bien las ministras?

–Van demasiado neutras. En la política se tiene miedo a destacar por la ropa y la imagen. No pasa en otros países, Hillary Clinton fue portada de Vogue América, posó con ropa de diseñadores de diferentes países y nadie dijo nada.

–¿Una mujer española que le guste vistiendo?

–Rosario Nadal.

–¿Un hombre bien vestido?

–Clive Owen, traje oscuro y camisa blanca. Me encanta un buen traje británico bien entallado, como los del príncipe Carlos de Inglaterra: alguien lo puede encontrar rancio pero yo lo veo de lo más moderno. Me parece el paradigma de la elegancia. Es lo más rompedor.

 
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Mallorca | El Diari | Emporda | Faro de Vigo | Informacion | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Malaga | La Opinion de Murcia | La Opinion de Tenerife | La Opinion de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regio 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Loteria de Navidad | Oscars | Premios Goya