17 de septiembre de 2017
17.09.2017

El mal de Alzheimer

17.09.2017 | 02:49
El mal de Alzheimer

Existen muchas personas discapacitadas en nuestro país. De hecho, las últimas estadísticas señalan que dos millones y medio de españoles padecen esta problemática. De ellos, la mayoría son mayores de 65 años. A la vista de los hechos, ¿qué sucederá en un futuro no tan lejano?

Porque la esperanza de vida en España está aumentando progresivamente, gracias a los avances sociales y sanitarios. En la actualidad, está en unos 82,8 años y se estima que en el año 2020 llegará a los 85,1 años. Además, el sector que supera los 65 años es mayor que el de los que tiene 16 años. O sea que la vejez se ha convertido en la normalidad del futuro inmediato, por el aumento de la expectativa de vida y la estabilización de los nacimientos, con el agravante de la aparición de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, donde se integran las neurodegenerativas y que afectarán cada vez a un mayor número de personas. ¿Quién no ha vivido de cerca, o está viviendo, alguna patología de esta índole en un miembro de su propia familia?

Por eso, no estaría de más aumentar las ayudas sociales para hacer frente a esta problemática. Porque el número de residencias públicas es escaso. Y no digamos el de los centros de día. Y la opción de recibir ayuda en el propio domicilio es muy pequeña y difícil de conseguir. Además, ¿disponemos de personal cualificado para atender a estos pacientes? ¿y el control por parte de la Administración que asegure que están debidamente atendidos? Pues no debe ser muy bueno cuando se manejan cifras que barajan que entre 160.000 y 240.000 ancianos padecen abusos en España. Y, de todos, los más susceptibles son los enfermos con demencia senil, al no tener capacidad de protesta.

Por eso, ahora que se celebra el día Mundial del Alzhéimer, un año más, se me ocurre pedir a los que manejan el dinero público que piensen en estos mayores que ya no tienen voz ni voto, porque han perdido la capacidad de recordar, de querer, de discernir, de hablar, de pedir, de protestar. Señores gobernantes, todos somos susceptibles de padecer esta cruel y devastadora enfermedad, que te deja indefenso y al manejo absoluto de los cuidadores. Urge, por tanto, dignificar socialmente a la vejez, con una mayor inversión en pensiones y asistencia social. Porque la triunfal historia de la longevidad no ha hecho más que empezar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas hace un ´Puigdemont´

En Cangas es pionera en muchas cosas. Fue el primer Concello de España en la historia del...

 
 

ANXEL VENCE

La política del chiste de Eugenio

Eugenio, en su día famoso contador de chistes, exageraba su acento...

 
 

Entre ateneo y festín

Y comimos en LaMari. Fastuosamente, sentenció el ilustre Jose María Peláez dándole un...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Desarrollar el potencial humano

El potencial humano se refiere a lo que pueden lograr las personas,...

 
 

VANESSA RODRÍGUEZ

Hechos y palabras

Viajar mucho suele abrir la mente pero parece que hay gente que, aunque sea lo único que...

 
 

ISABEL VICENTE

La cruz de la Sardá

Un gesto contra el independentismo

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine