Crónicas galantes

La dictadura de la clientela

08.06.2017 | 06:07
La dictadura de la clientela

Protestan estos días los taxistas licenciados por el Ayuntamiento contra Uber, Cabify y otras empresas que, a su juicio, les hacen competencia desleal. No van a ser, sin embargo, el Gobierno ni los jueces los que decidan quién tiene o no razón. El conflicto lo resolverá la clientela, como de hecho ha sucedido ya con las líneas aéreas y tantos otros ramos de la producción y los servicios.

Hace ya algo más de un siglo que Harry Selfridge, el creador de los almacenes Selfridges de Londres, popularizó la idea de que el cliente siempre tiene razón. El magnate americano definía así, sin proponérselo, la actual economía de bajo coste.

No son los proletarios de Marx, sino las nuevas masas de consumidores low cost las que están revolucionando las finanzas con sus decisiones de compra, que se guían ante todo por la baratura. Fracasada la dictadura del proletariado, lo que ahora nace -por así decirlo- es el imperio de la clientela.

El cliente fija los precios y por lo tanto el nivel de calidad de los productos, para delicia de los chinos (aunque esto ya lo dijese hace un par de siglos el escocés Adam Smith). Por eso las compañías aéreas han creado sus propias marcas baratas para hacer frente a Ryanair antes de que acabe de comérseles el mercado. Si no puedes con tu enemigo, haz lo mismo que él, pudiera ser el lema de este encarnizado combate comercial.

Armado con una simple tarjeta de plástico y, muy pronto, con un teléfono móvil, el consumidor ejerce su derecho al voto. El fenómeno de la globalización ha convertido el mundo en un mercado único donde los pobres de la Tierra ofrecen lo que tienen -su trabajo- para competir con los poseedores de la tecnología, el conocimiento y el copyright de la fabricación de mercancías.

El negocio es bueno para todos, aunque pueda no parecerlo. Los afortunados ciudadanos de Occidente tienen la oportunidad de comprar casi cualquier mercancía a precio de mercadillo: vuelos, ropa, aparatos domésticos, cruceros por el Mediterráneo, sofisticados telefonillos móviles y hasta coches.

Tampoco los pobres que alimentan la cadena de producción salen del todo malparados en estos trueques. Los chinos explotados en beneficio de los consumidores del Primer Mundo estarían aún peor, desde luego, si las empresas occidentales no hubiesen instalado allí sus fábricas para ahorrar costes.

En lugar de un bajo sueldo, los chinos -y los vietnamitas, y los que vengan detrás- estarían ganando unos pocos céntimos en los campos de arroz o, simplemente, carecerían de ingreso alguno. Eso es más o menos lo que sucedía antes de que el capitalismo irrumpiese a la brava en sus países, propiciando el nacimiento de enormes masas de consumidores que han convertido a Alibaba en la mayor tienda virtual del mundo. Aunque tenga patente de un país técnicamente comunista como la China heredera de Mao.

No todo el mundo está conforme con esta nueva -si bien antigua- economía en la que el cliente decide quien se enriquece y quien se hunde. Ni siquiera el emperador Donald Trump parece aceptar de buen grado ese decisivo papel del comprador y aún cree ingenuamente que es el gobierno el que manda en la economía. Paradójicamente democrática, la dictadura de la clientela es que la ordena el mundo. Como advirtió hace tantos años el visionario Selfridge, el cliente siempre lleva la razón.

stylename="070_TXT_inf_01"> anxelvence@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. ARNEIROS TORCELA *

Pequeña historia de los cine clubs en Ourense

El 28 de diciembre de 1928 se creó en España, en la...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

La evaluación

Una de las sorpresas que ha deparado este verano que parece no acabarse nunca -sus calores...

 
 

SANTIAGO LAGO PEÑAS*

Un debate desenfocado

Me temo que el debate sobre el turismo que se está desarrollando en España en las...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Trump triunfaría en Corea del Norte

El conflicto de Corea del Norte demuestra que el planeta no puede...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

El guion de los atentados

Es inevitable seguir hablando de los trágicos sucesos de Cataluña, de sus...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Solo en cuarta...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine