12 de febrero de 2017
12.02.2017
El mirador de Lobeira

Armenteira en el túnel del tiempo

12.02.2017 | 03:11
Armenteira en el túnel del tiempo

Los vecinos de Armenteira fueron obligados a viajar por el túnel del tiempo el pasado fin de semana y disfrutaron/sufrieron un apagón de tres días en los que recuperaron el café de pota, la luz de las velas y el calor de la lumbre sin olvidar aquellas viejas historias de antes de irse a la cama.

Bucólico y nostálgico si se dibuja en el plano positivo pero demasiado esdrújulo para quienes han tenido que padecer las consecuencias porque la electricidad es hoy por hoy servicio básico por no decir fundamental. Aguantar un corte de suministro durante una o dos horas puede ser hasta divertido pero cuando es de tres días ya pasa de castaño a oscuro. No es metáfora. Fenosa tenía que haber reaccionado a tiempo y reparar la avería en un santiamén porque son muchos los intereses en juego para vecinos que no pueden hacer la comida, no tienen posibilidad de ducharse o ven que su arcón congelador se derrite con todas las provisiones, incluidos los despieces de las últimas matanzas, capones y merluzas que han tenido que arrojar a la basura.Los vecinos se sienten burlados y con razón. No parece lógico que las eléctricas anuncien subidas desorbitadas de los recibos cuando ni siquiera vigilan sus instalaciones o tardan tanto tiempo en reparar una avería como la que se produjo en Poio.

Ahora no valen excusas ni petición de indulgencias sino reparación del daño sin que los damnificados tengan siquiera que pedirlo. En Fenosa saben perfectamente a qué usuarios les falló el suministro el pasado fin de semana, cuanto tiempo, cual es su consumo promedio y cómo ponerse en contacto con ellos para pedirles disculpas a nivel personal e interesarse por los daños que les causaron.

Por suerte, en Meis solo se registraron daños materiales, incomodidades para los vecinos y la intranquilidad que asoma cuando parece que se vive en un pueblo fantasma.

Pero no solo es eso. Hay aparatos imprescindibles y vitales. Hay personas que dependen de máquinas sanitarias que se cargan con electricidad. Baste pensar en una silla de ruedas, en máquinas de oxígeno o simplemente esterilizadores para alimentos infantiles o de ancianos. Quizás eso no le preocupe a Fenosa, pero no lo puede entender como una romántica vuelta al siglo XIX.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANXEL VENCE

Pirómanos sin fronteras

Anunciaban para este último lunes un huracán los augures de la Meteorología; pero lo que ha...

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Tiempo de actuar

A estas horas, y con media Galicia forestal ardiendo, ya no se puede discutir que es tiempo de...

 
 

PEDRO DE SILVA

El infierno y un pequeño diablo

Hacia las 9.00 horas seguía sin amanecer, y no apuntaba maneras. Al...

 
 

SERAFÍN GONZÁLEZ

Incendios e ´feitos alternativos´

Desde hai 35-40 anos o número, a extensión, a severidade e a...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

Geografía del fuego

Al incendio político del Noreste del Estado (la embrollada cuestión catalana) le...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Verá alguna vez Alemania la unidad de la izquierda?

"Marchar separados, golpear juntos" fue siempre la...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine