30 de octubre de 2016
30.10.2016
A vuelapluma

Dilación letal

30.10.2016 | 02:29
Hernando felicita a Rajoy al concluir el debate. // Efe

Rajoy fue investido ayer presidente del Gobierno, y a juzgar por lo mucho que ha esperado para conseguirlo, es razonable pensar que no querrá irse enseguida, aunque, sobre el papel, el Congreso pueda forzarle a hacerlo. A su favor tiene las virtudes que todos le reconocemos ya, que pueden resumirse en una: esa letal capacidad de dilación que agota aun al adversario más paciente. Incluso cuando parece que va a ceder en algo, Rajoy se mantiene inmóvil. O esa impresión da. Pero luego resulta que sí se ha movido, porque los demás lo hacen, y alguno hasta se rompe las narices. Habrá que ver, pues, cómo se las ingenia; pero igual la de ayer no será la única ruptura de la disciplina de voto. Y quizá en la próxima sean díscolos los que se abstengan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

El contagio

A partir de la idea de que, por definición, los nacionalismos lo que pretenden como fin...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

La falta de diálogo produce monstruos

La abierta rebelión catalana y la esperable, por más...

 
 

X.L. MÉNDEZ FERRÍN

Mortes de amigo

Bautista Álvarez xace para sempre no Sanamaro, e a min acórdame cando nos fomos...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

¿Hubo errores?

Quizá Pilar Abel no sea hija de Dalí, pero merecería serlo. Es más,...

 
 

PEDRO DE SILVA

¿Ni una risa, para relajar?

Nunca he simpatizado con Piolín. Silvestre sólo cumple con su programa vital...

 
 

CEFERINO DE BLAS

El monumento incompleto

Alguien que escribe tan bellamente sobre la ría de Vigo no puede haber nacido en un...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine