A vuelapluma

Dilación letal

30.10.2016 | 02:29
Hernando felicita a Rajoy al concluir el debate. // Efe

Rajoy fue investido ayer presidente del Gobierno, y a juzgar por lo mucho que ha esperado para conseguirlo, es razonable pensar que no querrá irse enseguida, aunque, sobre el papel, el Congreso pueda forzarle a hacerlo. A su favor tiene las virtudes que todos le reconocemos ya, que pueden resumirse en una: esa letal capacidad de dilación que agota aun al adversario más paciente. Incluso cuando parece que va a ceder en algo, Rajoy se mantiene inmóvil. O esa impresión da. Pero luego resulta que sí se ha movido, porque los demás lo hacen, y alguno hasta se rompe las narices. Habrá que ver, pues, cómo se las ingenia; pero igual la de ayer no será la única ruptura de la disciplina de voto. Y quizá en la próxima sean díscolos los que se abstengan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alta cocina del bocata

En el Bocazas encontré una delicia bocatera

 
 

JAVIER SÁNCHEZ DE DIOS

Las visitas

El balance de Pemex no suscita entusiasmo

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Comercio

Amazon ha dado el paso que faltaba para entrar en el siglo XXI

 
 

PEDRO DE SILVA

Trump, opción B

Trump es la expresión caótica de un engendro reaccionario

 
 

ANTONIO PRESAS

Obxectivo: conservar os 20.000 habitantes

O concello de Lalín nestes últimos anos vive unha situación de...

 
 

MANUEL ÁNGEL REY CHAO*

Vender humo

Vetronio Turino, en la época del emperador Alejando Severo, estafaba en Roma a los incautos...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine