El programa in pectore

Pedro de Silva

13.03.2013 | 07:42

La única opción de que un nuevo Papa de un vuelco a la Iglesia es que sea un buen simulador, que en su carrera se haya ido acomodando al discurso oficial, reservándose las íntimas convicciones. Cuanto más férreo es un proceso de selección para asegurar fidelidad, más se resguardan las ideas. De ese modo el programa secreto del futuro Papa, que solo él conoce, sería la esperanza de la Iglesia, lo que haría primar las tipologías culturales. ¿Quién es más apto para la simulación? Anglosajones e irlandeses puedan ser muy falsos, pero el discurso de la verdad los atenaza. La gravedad de un centroeuropeo le impide jugar al despiste. Un brasileño, como recién llegado, aquejaría el fervor del catecúmeno. Aunque el italiano es príncipe del disimulo, para una jugada de engaño el rey siempre es el argentino.¿Podría colarse el Espíritu por ese hueco entre lo que se aparenta y lo que se piensa?

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consecuencias de la falta de aparcamiento

El concejal del PSOE de Cangas, Alfredo Iglesias, no llegó al minuto...

 
 

Alea jacta est, Roma!

YO ROMA, ROMA MÚSICA. Anoche estuve escuchando a la tuna en la Plaza Mayor de Salamanca, pero...

 
 

DANIEL CAPÓ

9 de agosto de 1942

Una regla universal nos dice que, casi en cualquier ámbito, las personas excepcionales son...

 
 

EUGENIO FUENTES

Tácticas nuevas para viejas redes

Los atentados por atropello o apuñalamiento no se inventaron en Niza...

 
 

J.M.EGUILETA*

As pontes sobre o río Miño

A historia dun territorio ten moito que ver coa das súas pontes. Iso lle contaba ao equipo da...

 
 

JOSÉ MARÍA PÉREZ ÁLVAREZ (CHESI)

Veranos

Para Luis Rebolledo El verano es un buen tiempo para recuperar la medida del mundo, salvo que...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine