Cuatro Cosas

Paco Vedra

07.03.2013 | 07:39

De parte de Anacleto, que ya podéis borrarlo de la lista de agentes secretos: va a aprovechar que lo de los concellos se aproximará cada vez más a lo de los consellos -retributivamente hablando, claro-, exige menos requisitos y permite un margen mayor que el de los espías a la hora de pasar gastos ytalytal. Y si en un momento dado la Xunta y el Gobierno le hacen caso a los de la Fegamp y los equiparan con los diputados gallegos do Hórreo, que tienen la mitad de sus ganancias libres de impuestos, pues chachi piruli. ¿No?

Parece una cogna, pero en el fondo no lo es. Más bien provoca cabreo: que en un país como Galicia, donde se ha llegado ya a trescientos mil parados -¡Olé salero, Bea...!-, con unos servicios municipales, salvo algunas excepciones -pocas- que están a la altura de Bostwana y en el que un porcentaje alto de gestores no aprobaría un curso del antiguo PPO tengan como prioridad que les suban el sueldo, a juzgar por sus escritos de peticiones, al menos los más conocidos, manda caralho na Habana. Yuju.

Lo más curioso de todo es que muchos de ellos hacen como que se indignan cuando alguien les llama peseteros o afirma que en el fondo lo que les interesa de verdad es la paga, a ser posible con dos extras, en verano y navidad. Lo niegan, dicen que la inmensa mayoría están ahí por amor al arte y que no es verdad que su canción favorita sea aquella de "¡Oh, balansé, balansé!", pero a la primera oportunidad se reúnen y hablan de lo que quieren cobrar. Como ocurre en la Xunta, o parecido. Uyuyuy...

Y es que parece que medio país anda despendolado y distraído. Fijaos por ejemplo en lo que ocurre en el norte de Portugal, donde el Gobierno de Lisboa va a cobrar peaje no sólo en autopistas y autovías, sino hasta en los pasillos de los centros oficiales. Y, mientras, algunos defensores eurorregionales, en vez de salir en tromba en defensa de alcaldes y empresarios lusitanos -y gallegos, también afectados a plazo corto- contra esa política suicida, van y dedican toda su atención a la corrupción. ¿A que es de tolos? ¿No?

Suscriptor | Opinión

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con el congreso del PP de Cangas

Que me tienen loco con el congreso local del Partido Popular de...

 
 

ANXEL VENCE

Vacaciones con mando a distancia

Aunque por la barba y el continente recuerde a un prócer...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Los medios no le dan tregua

Los medios de Estados Unidos, tal vez arrepentidos de no haber hecho lo suficiente para evitar...

 
 

ISABEL CALLE SANTOS*

Amor obsesivo como enfermedad

En 1979, la psicóloga Dorothy Tennov, publicó el...

 
 

MANUEL TORRES

El Museo del Mar

Desde hace tiempo unos marinenses, hombres de la mar, se han propuesto conseguir un local, con...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar solo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 
Enlaces recomendados: Premios Cine