Crisis de los refugiados

La UE comienza a deportar refugiados a Turquía

Se efectúa el envío de los tres primeros barcos con 204 personas a bordo desde Lesbos y Quíos a las costas turcas

04.04.2016 | 14:13
La UE comienza a deportar refugiados a Turquía

Grecia inició este lunes las deportaciones de migrantes a Turquía en virtud del acuerdo entre Bruselas y Ankara, aunque no tramitará aún demandas de asilo por el método rápido, de 15 días máximo, que prevé la nueva ley sobre refugiados aprobada el viernes.

A partir del 7 de abril está previsto, según confirmó a Efe una fuente del Gobierno heleno, que comience un "programa piloto" con 30 funcionarios, y sus respectivos intérpretes, pertenecientes la oficina europea de asistencia al asilo (EASO), los cuales empezarán a estudiar las peticiones.

Los 30 funcionarios europeos ya han viajado a Grecia.

No obstante esta cifra de miembros de EASO está muy lejos aún de los 400 que prometió enviar la Unión Europea (UE) para ayudar y complementar a los 200 trabajadores del servicio griego de asilo.

La UE también prometió hasta 1.500 policías de diversos Estados miembros, de los cuales 400 estaba previsto que llegaran este fin de semana a Grecia.

La coordinadora para los refugiados del Gobierno griego no ha podido confirmar a Efe si han llegado todos estos agentes, aunque sí aseguró que han arribado "centenares".

Mientras tanto en los centros de detención de las islas del Egeo oriental, en los que ya acampan más de 6.000 personas, no hay posibilidad de solicitar el asilo oficialmente, aunque según la coordinadora de refugiados helena "la mayor parte" de los detenidos allí han expresado su deseo de hacerlo.

En el campo de detención de Moria, en la isla de Lesbos, se hacinan ya más de 3350 personas y diversas ONG han denunciado las condiciones insalubres en las que tienen que vivir juntos hombres, mujeres y niños.

La situación es parecida en la isla de Quíos, en cuyo centro de detención siguen encerrados más de 1.800 migrantes a los que hay que sumar los alrededor de 600 que escaparon derribando una valla el viernes ante la pasividad de la Policía.

Alrededor de 300 de estos migrantes se instalaron en un campo abierto propiedad del Ayuntamiento y otros 300 están en el puerto de la capital de la isla esperando tomar un barco hacia Atenas.

A pesar de que el acuerdo entre UE y Turquía reflejaba un aumento en los controles y patrullas tanto en la costa turca como en el Egeo, las llegadas a Grecia no se han detenido: más de 300 personas llegaron en las últimas 24 horas, a las que hay que sumar las 1.400 que arribaron el fin de semana.

Por otro lado las devoluciones a Turquía desde Grecia dieron comienzo con los tres barcos con 202 migrantes a bordo que zarparon desde la islas de Lesbos y Quíos hacia la costa turca.

Fuentes del Gobierno heleno aseguraron a Efe que no están previstas más devoluciones durante la jornada del lunes.

"No se prevén devoluciones a diario, solamente cuando haya un número suficiente", apuntó la misma fuente.

Dos embarcaciones zarparon a las 07.30 hora local (04.30 GMT) de Lesbos con 136 personas a bordo y una tercera alrededor de las 09.00 (06.00 GMT) desde la isla de Quíos, con 66 migrantes y los tres atracaron en el puerto turco de Dikili.

La mayoría de los migrantes devueltos procedían de Pakistán y Bangladesh, según un representante de Frontex citado por la prensa local, aunque fuentes del Gobierno griego confirmaron a Efe que entre los deportados también se encontraban dos sirios que "por razones personales" pidieron volver a Turquía.

En estos botes viajaron un número de policías y de deportados en proporción uno a uno según dijo a Efe la eurodiputada europea Maite Pagazaurtundúa, presente en el lugar, quien también aseguró que no se produjeron incidentes.

Durante el fin de semana tanto en los centros de registro de las islas como en los campos improvisados de Idomeni y el puerto del Pireo ha aumentado ostensiblemente la tensión y, según los medios locales, se producen peleas ante el más mínimo motivo razones.

El Gobierno griego dijo ayer estar preparado para posibles brotes de violencia por parte de los refugiados cuando empezaran las devoluciones, según admitió el portavoz del centro de gestión de refugiados, Yorgos Kyritsis.

Al puerto ateniense del Pireo, donde ya se acumulan más de 4.800 personas que el Gobierno griego espera reubicar en otros campos organizados durante esta semana, llegaron anoche 73 refugiados más procedentes de la isla de Samos, y esta mañana 25 adicionales desde Lesbos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine