Cofradías y bateeiros exigen que se retire la Lei de Acuicultura para comenzar la negociación

El sector mejillonero se muestra dispuesto a consensuar un nuevo texto para mejorar las condiciones de todo el sector, pero con "otros interlocutores" - Quintana se reunió con los pósitos en Arcade

30.01.2016 | 02:11
La conselleira do Mar, Rosa Quintana, ayer, tras la reunión con las cofradías en Arcade. // G. Santos

Para las cofradías y el sector bateeiro el anuncio de paralización del polémico anteproyecto de la Lei de Acuicultura es insuficiente. Ambos sectores quieren que se retire y que se comience a negociar desde el minuto cero. Así lo volvieron a expresar ayer. Los pósitos de Pontevedra en una reunión con la propia conselleira de Mar, Rosa Quintana, en la sede de la Federación Provincial en Arcade. A esa misma hora se reunían en Bueu los representantes del sector bateeiro con presencia en la Mesa do Mexillón. Ese encuentro culminó con un comunicado conjunto y consensuado en el que exigen la retirada del texto porque "no vamos a negociar nada sobre ese articulado". Pero van más allá. El sector bateeiro muestra su disposición a negociar con la Xunta un nuevo borrador para "mejorar las condiciones de todo el sector del mar". Pero ponen una condición: "En todo caso lo haríamos con otros interlocutores". Dicho de otro modo: una petición ímplicita de la dimisión de la conselleira y del secretario xeral de Mar, Juan Maneiro.

Los representantes del sector mejillonero que acudieron ayer a Bueu representaban a su vez a Opmega, A Illa, Amegrove y Amegal. "Aquí estuvieron representadas más del 90% de las bateas de Galicia", recalcan. El posicionamiento que mostraron al final de la reunión fue claro y contundente. "Creemos que el modelo de gestión actual de los recursos de nuestras rías es el más adecuado y de él dependen miles de familias. La aprobación de esta ley podría cambiar de forma irreversible esta forma de vida y llevaría a la ruina a nuestros pueblos que dependen del mar", reza el comunicado consensuado. Ahora la directiva de cada agrupación del sector reunirá a sus asociados para exponer la situación que se abre ahora, puesto que esto también significa que el sector mejillonero da un portazo a la Mesa do Mexillón, en la que también está la administración autonómica. La primera de esas asambleas fue la de Cons de Udra, de Bueu.

El acuerdo adoptado ayer concluye con una suerte de llamamiento a la unidad, en el que se puede intuir también la disposición a movilizarse, con alusiones al Prestige incluidas. "Hace trece años la sociedad tuvo que unirse para salvar a las rías de una agresión que llegó de fuera. La unión de todas aquellas manos, recogiendo chapapote, nos salvó de la ruina. Hoy la gente tiene que volver a salir unida para defenderse de otra agresión igual de peligrosa, con la diferencia de que esta vez el chapapote no viene del mar".

Mientras los bateeiros se reunían en Bueu, la conselleira estaba en Arcade con la junta general de la federación de cofradías de Pontevedra. Un encuentro en el que acudió "no a contar, sino a que el sector nos cuente a nosotros sus preocupaciones", decía antes de entrar. Inicialmente el objetivo era hablar sobre la Lei de Acuicultura, algo a lo que la federación se niega en redondo mientras no se retire el anteproyecto. El patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas, que ejerció de presidente en funciones, recalcó a Quintana "que aquí no se toca el tema de la Lei de Acuicultura mientras no se retire el texto". Esta reivindicación forma parte del escrito de alegaciones que presentaron los pósitos y ayer se atuvieron a rajatabla a esa exigencia. Por la mañana las cofradías estuvieron en el pleno de la Diputación de Pontevedra, donde se aprobó por unanimidad una moción para retirar el anteproyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine