Los impactos con los cuerpos en las Ramblas bloquearon la furgoneta

22.08.2017 | 04:55

La furgoneta Fiat blanca, alquilada, con la que Abouyaaqoub barrió el corazón de Barcelona se detuvo a la altura del mosaico de Miró, cerca del Liceo, al saltar el airbag y bloquearse el sistema eléctrico del vehículo, como consecuencia de los sucesivos impactos. De no haber sido por ello podría haber continuado su recorrido mortal.

El terrorista abandonó la furgoneta dejando en ella documentación personal que contribuyó a su posterior identificación. Las cámaras del metro no corroboraron la primera hipótesis de que hubiera huido en el metro. Sí fue captado en el mercado de La Boquería, cuando iniciaba, caminando deprisa pero sin correr, una andadura de una hora en la que atravesó toda Barcelona, hasta llegar a la Diagonal.

En el aparcamiento de la zona universitaria, casi desierto por no ser época lectiva, se encontró con Pau Pérez, un ingeniero de 34 años, al que apuñaló para quedarse con su coche. Con Pérez malherido en los asientos traseros del Ford Focus, Abouyaaqoub, se encontró, al poco de retomar la huida, con uno de los 800 controles policiales que fueron desplegados en Cataluña en las horas posteriores al ataque de las Ramblas. El terrorista aceleró y se llevó por delante a una sargento de los mossos que formaba parte de la denominada "operación jaula", el sistema diseñado para bloquear las entradas y accesos a la ciudad tras un atentado. Los disparos de un compañero de la agente no consiguieron frenar el vehículo.

Abouyaaqoub logró llegar hasta Sant Just Desvernes, donde a las siete de la tarde abandonó el coche tras mantener una conversación telefónica, según relataron a la policía testigos presenciales.

Ahí su pista se pierde. La policía registró y mantuvo controlado incluso el edificio Walden, uno de los primeros diseñados por Ricardo Boffill, una construcción de quinientos pisos con múltiples lugares en los que puede ocultarse un fugitivo y que se encuentra a escasa distancia de donde fue localizado el coche utilizado en la huida. Abouyaaqoub era el hombre más buscado hasta ayer, la primera vez en que volvió a ser visto, que fue también la última.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine