Anticorrupción destapa cobros de la consultora de los duques de Palma por trabajos inexistentes

La infanta Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín facturaron a través de la empresa Aizoon 721.000 euros a cinco multinacionales por "asesorías ficticias" de las que no consta ninguna acreditación documental

17.05.2013 | 09:27
Fotocopias sobre facturas pagadas por algunas de las multinacionales a Aizoon.
Fotocopias sobre facturas pagadas por algunas de las multinacionales a Aizoon.

La consultora de Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina de Borbón cobró 721.000 euros a cinco multinacionales por trabajos de asesoría inexistentes. Así se desprende de las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción y la Oficina Nacional contra el Fraude centradas en los años 2007, 2008 y 2009. Según esas pesquisas, no ha aparecido ningún documento que avale que dichos servicios fueron realizados.

Anticorrupción ha descubierto que Altadis, Mixta África, Aceros Bergara, Pernod Ricard y Conde Seeliger pagaron por "asesorías ficticias" a Aizoon, después de que la Casa Real obligara a Urdangarín a abandonar sus actividades con el Instituto Nóos, asegura El Mundo.

La empresa patrimonial de la hija del Rey y su esposo no contaba con más personal que el del servicio doméstico de su palacete de Pedralbes (Barcelona) donde la consultoría tenía su sede. El duque, ya sin su socio en Nóos, Diego Torres, tenía el control de Aizoon, participada al 50 por ciento por la infanta Cristina, a quien el juez José Castro investiga a día de hoy por presunto delito fiscal.

La inmobiliaria Mixta África afirmó que el yerno del Rey le ayudó a buscar terrenos. La multinacional Pernod Ricard explicó que los servicios del duque consistieron en "comercializar bebidas espirituosas". Altadis dijo a los investigadores que pagó por "buscar posiciones estratégicas" para su filial marroquí. En el caso de Aceros Bergara, los trabajos consistieron en "asesorar a su consejo de administración" y la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde contrató con la consultora de los duques para "conocer personas" y extenderse al mundo del deporte.

En concreto, Mixta Africa manifestó a la fiscalía haber abonado 384.000 euros a Aizoon. A cambio, Urdangarín se limitaba a aconsejar verbalmente a los directivos por "terrenos que querían comprar" o por "países en los que querían invertir". El 8 de enero de 2007 pagó en concreto 174.000 euros por un no concretado "servicio de consultoría al equipo directivo del Consejo de Administración".

Los inspectores de la Oficina Antifraude tampoco consiguieron ningún informe de la consultora de los duques tras haber percibido 160.000 euros entre 2007 y 2008 de Pernod Ricard, uno de los gigantes mundiales de la distribución de "bebidas alcohólicas y espirituosas". En el contrato solo se habla de "servicios de consultoría y asesoramiento en gestión de empresas centrados en la realización de planes estratégicos, comerciales y dirección de proyectos". La representante legal del grupo francés en España, Marta Campomanes, reconoció a los investigadores que no le constaba que se hubiera hecho ningún trabajo. Después aseguró al juez que hubo asesorías de Responsabilidad Social Corporativa.

Un total de 81.415 euros abonó Aceros Bergara a Aizoon por hipotéticas consultorías entre 2006 y 2008. El apoderado de la compañía explicó a los investigadores que el yerno del Rey entró en la empresa a través de su consejero delegado, Joaquim Boixareu. "Eran vecinos" y había "una relación de amistad", dijo.

Altadis pagó a Aizoon 46.400 euros por "asesorar a la filial Altadis Maroc S. A. por idéntico concepto, aunque "no hay ningún contrato escrito", reveló el abogado de la compañía. Por último, Seeliger y Conde, la firma que fichó a Esperanza Aguirre, facturó a Aizoon unos 50.000 euros también, como las anteriores sociedades, por informes inexistentes. Su representante Luis Marco explicó que contrataron al duque para conocer personas en el mundo del deporte y "no entrar a puerta fría" con los clientes. Urdangarín puso en marcha el negocio de Aizoon en 2006, tras caer en desgracia el instituto Nóos. Él controlaba la consultoría, de la que es propietaria al 50 por ciento la infanta Cristina.

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine