El futuro de la construcción naval

Pemex y Barreras se dan un mes para el desembarco del grupo petrolero en Vigo

Petróleos Mexicanos firma una carta de intenciones para la toma del 51% del astillero vigués - Indica que la operación permite acelerar el proceso de renovación de su flota

03.05.2013 | 07:46
El presidente de Barreras, José García Costas, ayer. // Marta G. Brea
El presidente de Barreras, José García Costas, ayer. // Marta G. Brea

Petróleos Mexicanos e Hijos de J. Barreras plasmaron en un preacuerdo la hoja de ruta para el desembarco de este gigante de los hidrocarburos en Vigo, para lo que se han dado un mes de plazo. Petrolera y factoría naval confirmaron ayer la firma de una "carta de intenciones" según la cual Pemex tomará el 51% del capital del astillero, que recibirá una inyección de 10 millones de euros por parte del consorcio petrolero y sus actuales accionistas, los empresarios José García Costas e Ignacio Lachaga. El primero, presidente del consejo de administración de Barreras, afirmó que la llegada de Pemex no supondrá cambios sustanciales sobre el personal o la dirección de esta factoría, que podría comenzar "de inmediato" la construcción del flotel contratado por PMI (filial de comercio internacional de Pemex) el pasado mes de octubre.

Pemex reconoció una doble finalidad en la toma de control de Barreras: por una parte, "transferir a medio plazo el conocimiento tecnológico de HJB (Hijos de J. Barreras) para crear la capacidad constructora de buques especializados en México", es decir, traspasar el know-how de Barreras a los astilleros aztecas; y por otra, "acelerar el proceso de renovación de la flota de barcos en general que sirven para la (compañía) paraestatal".

Esa toma de control del mayor astillero privado de España se realizaría con una ampliación de capital "inicialmente de 10 millones de euros" aportados "de forma conjunta" por Pemex y los tres accionistas actuales de Barreras: Baliño y Emenasa, empresas propiedad de García Costas; y Albacora, atunera vasca presidida por Ignacio Lachaga. La intención de Pemex es hacerse con el control del 51% de las acciones, por lo que en esa primera ampliación de capital debería aportar 5,1 millones de euros.

Ambas partes expresaron ayer los beneficios mutuos de esta operación, que debería cerrarse antes de un mes. Barreras celebrará el próximo lunes una junta general de acciones en cuyo orden del día figura precisamente la repetición de la ampliación de capital efectuada el pasado 27 de septiembre y que no fue válida por un defecto de forma. Como en aquella ocasión, se procederá a reducir el capital social de la empresa a cero y se aprobará una inyección de diez millones de euros para recapitalizar el astillero. García Costas e Ignacio Lachaga tienen derecho de suscripción preferente hasta el 20% de las acciones cada uno

Confidencialidad

García Costas esgrimió la existencia de una "cláusula de confidencialidad" en la carta de intenciones suscrita con Pemex para evitar dar detalles sobre la compra, aunque lanzó un mensaje de confianza al asegurar que ésta no afectará a la plantilla (112 trabajadores) ni a la dirección del astillero. Como adelantó FARO ayer, el preacuerdo recoge que García Costas continúe seis años al frente de la presidencia de Barreras. "Este acuerdo nos permitirá tener una carga de trabajo efectiva e importante", indicó antes de participar en un acto en el Club Financiero.

El presidente de Barreras señaló que la entrada de Pemex en el accionariado facilitará la adjudicación definitiva de los floteles (buques que prestan soporte a las plataformas de crudo durante largas estancias) contratados el pasado mes de octubre, ya que no tendrán que pasar por un proceso de licitación público. Respecto a cuándo podría comenzar su construcción, García Costas explicó que le gustaría que "mañana" pero que eso es "imposible". Responsables de Pemex viajarán a Galicia en los próximos días para concretar los detalles del acuerdo, que espera que se cierre este mes de mayo.

La entrada de Pemex en Barreras ha generado preocupación en Ferrol, donde los trabajadores de Navantia temen que el segundo flotel acabe construyéndose también en el astillero vigués. Sobre esto, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se mostró ayer confiado en que la petrolera mexicana "cumpla su palabra" y construya el barco en Navantia. "Mi experiencia con Pemex, con dos gobiernos distintos, es que es una empresa fiable y que cumple sus compromisos", afirmó Feijóo. Fuentes del sector naval consultadas por FARO indicaron que el segundo flotel podría contratarse a través de Barreras, que lo cedería al astillero ferrolano para su construcción, una práctica muy habitual en esta industria.

Enlaces recomendados: Premios Cine