Pescanova abre el proceso para renegociar su deuda

La firma gallega ha designado al banco de inversión Houlilhan Lokey como asesor financiero

06.03.2013 | 20:42

Pescanova ha designado al banco de inversión estadounidense Houlilhan Lokey como asesor financiero y ha puesto en marcha el proceso de renegociación de su deuda financiera, tras solicitar la pasada semana el preconcurso de acreedores, informó el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La firma, que cuenta con un pasivo de 1.500 millones, debía afrontar este año el vencimiento de deuda por un importe de 203,36 millones de euros (con entidades de crédito, obligaciones y deudas no comerciales).

Entre las posibles soluciones que la veintena de entidades financieras acreedoras barajan, figura una ampliación de capital que dé entrada o mayor peso accionarial a un socio industrial.

En este sentido, la cervecera Damm se ha mostrado convencida de que Pescanova podrá solventar la situación coyuntural por la que atraviesa, al tiempo que no ha planteado un mayor peso en la firma gallega, en la que posee un 6,183% del capital, según señalaron a Europa Press en fuentes de la compañía catalana.

"Seguimos apoyando a la compañía desde el consejo porque estamos convencidos de que Pescanova solventará esta situación coyuntural que tiene actualmente por la gran calidad de sus activos y el buen funcionamiento de todos sus negocios", añadieron las mismas fuentes.

Por su parte, Banco Sabadell, el máximo acreedor de Pescanova, con más de 200 millones de euros, se ha comprometido a poner "todo el empeño" para que la situación se resuelva "lo antes posible" y se ha mostrado dispuesto a renegociar la deuda de la multinacional gallega.

Fuentes de la entidad indicaron a Europa Press que ya tuvieron lugar los primeros contactos con la empresa y que, de hecho, se ha producido ya un encuentro entre responsables del banco y de otro de los mayores acreedores con directivos de Pescanova.

Pescanova solicitó el pasado viernes en los juzgados de Pontevedra acogerse al preconcurso de acreedores, que le da cuatro meses para renegociar su deuda.

Otros acreedores, como Novagalicia Banco y el Banco Pastor, ahora integrado en el Banco Popular, se han mostrado dispuestos a facilitar la renegociación de la deuda de la multinacional gallega porque confían en la "viabilidad de la empresa" y han expresado su "voluntad de apoyo" para que supere la situación de preconcurso de acreedores.

Enlaces recomendados: Premios Cine