26 de febrero de 2017
26.02.2017

La depauperación inquieta a la UE, FMI y OCDE

El consumo tiró del PIB, pese a la devaluación salarial, por el IPC negativo, la demanda retenida y el reparto del factor trabajo entre más personas

26.02.2017 | 02:23
Báñez, ministra de Empleo.

La mejora del mercado laboral tras la recuperación del PIB no ha librado aún a España de ser el segundo país de la UE y de la OCDE con mayor tasa de desempleo. La posición relativa del país no ha cambiado ni con la reforma laboral, las tarifas planas de 2013 y 2014 y la fortísima expulsión de mano de obra del mercado laboral, que ha hecho desaparecer del radar del paro a 694.400 personas desde fines de 2011. La Comisión Europea dijo el martes que el elevado paro español junto al alto endeudamiento público y privado del país constituye una vulnerabilidad que podría afectar al conjunto de la UE de producirse un impacto negativo.

La intensa caída de la población activa ha ayudado a aliviar el paro, pero entraña pérdida de tamaño de la economía, fuga de talento, descapitalización profesional, menor crecimiento potencial para el futuro y un grave descontento social soterrado.

Sin desmerecer lo logrado, el centro de atención nacional debe focalizarse sobre lo que falta por hacer. El paro de larga duración (11% de la población activa) es el mismo que en 2011 y equivale a un tercio del de toda la UE. El paro juvenil está en el 40%. El empleo equivalente a tiempo completo era al cierre de 2015 (último dato oficial) inferior al de 2011 (se trabajaron 706 millones de horas menos que antes de la reforma laboral), lo que significa que existe racionamiento del factor trabajo. España es el cuarto país de Europa con más "Ni-nis" (jóvenes que no estudian ni trabajan).



Haz click para ampliar el gráfico

Hay además una depauperación de las condiciones laborales. El salario medio se redujo, según la Agencia Tributaria y el INE. La Agencia Europea de Derechos Fundamentales sitúa a España entre los trece países de la UE con más casos de explotación laboral grave. La Organización Internacional de Trabajo (OIT) dijo en octubre que España es uno de los cuatro países de la UE con mayor precariedad laboral. La Comisión Europea anotó el martes que uno de cada cuatro contratos laborales firmados en 2016 tuvo una duración inferior a siete días. Y el 93% de los contratos suscritos en diciembre fueron temporales. La duración media de los contratos temporales cayó de 63 días en 2011 a 53 días en 2016, según la UGT.

Intermon Oxfam sostuvo en enero (con datos hasta 2015) que España es el segundo país de la UE (tras Chipre) en el que más creció la desigualdad de rentas. Y el FMI difundió también en enero que España es una de las economías en las que más aumentó la desigualdad y la tercera con mayor concentración de riqueza. Esta tendencia, que es anterior a la reforma laboral, se agudizó a partir de 2013, según el índice Gini, aunque se atenuó en 2015. La UE alertó la última semana que el 13% de los trabajadores españoles está en riesgo de pobreza. Según la OCDE, España es el cuarto país con mayor empleo a tiempo parcial involuntario. Y casi la mitad de las horas extras no se pagan, según el INE.

Pese a todo esto, la demanda interna ha estado aumentando. Se explica por la creación de empleo mediante el reparto de la oferta de trabajo, la inflación negativa entre julio de 2014 y octubre de 2016 (un fenómeno insólito, salvo en 1921-1922 y 1930-1931) y la caída de los tipos de interés (lo que alivió la merma salarial), el consumo de los turistas, el efecto reposición por la demanda retenida durante la crisis y la dedicación a consumo de una fracción mayor de la renta cuanto menor sea ésta. Es la denominada propensión marginal al consumo de las rentas bajas a consecuencia de su menor capacidad de ahorro. "Los hogares gastan una proporción muy superior" del aumento de renta "si este procede de la creación de empleo que si tiene su origen en un incremento de su salario real", dijo el Banco de España en su informe de proyecciones de diciembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook