TURISMO EN PORTUGAL

El barrio para admirar Oporto, rendir culto al vino y brindar con los ángeles

El megaproyecto turístico WOW resucita cinco hectáreas de Gaia tras transformar sus almacenes abandonados en un mundo de bodegas, museos vitivinícolas y restaurantes 

El puente Don Luis I es el más famoso de los seis que conectan Oporto y Vila Nova de Gaia. Pende de las dos ciudades a 45 metros de altura, lo que permite observar desde la ribera de ambas cómo los tranvías sobrevuelan sus entrañas. Debajo de este aparato de acero de finales del siglo XIX está el río Duero (Douro, en portugués) y el recuerdo permanente de los rabelos, los pequeños barcos que durante cientos de años portaron por sus aguas el vino que se elaboraba en el interior de la región. El fermentado recalaba por dos simples razones en la orilla de Vila Nova de Gaia, que entonces y aun ahora atesora las mejores vistas a Oporto. El clima más fresco hacía al lugar idóneo para acoger su fase de maduración, el envejecimiento apropiado hasta ser consumido; y la cercanía del mar abría las puertas de par en par a poder exportarlo de forma rápida, acelerando el crecimiento económico de la zona. 

Pero las cosas se torcieron con el paso del tiempo, cuando los avances tecnológicos trajeron consigo los primeros sistemas de frío desplegados en la industria de la enología y la principal vía para transportar su producto pasó a ser la terrestre. Estos dos factores fueron decisivos a la hora de dejar de enviar las numerosas remesas de barricas que arribaban a esta demarcación, comenzando a concentrarse en sus centros de producción y movilizándose por carretera hasta sus principales clientes nacionales e internacionales. 

Vistas de Oporto desde Vila Nova de Gaia, donde se asienta el megaproyecto turístico de WOW. Su objetivo para 2024 es atraer a 1,5 millones de visitantes. Aunque tradicionalmente la mitad eran locales y la otra mitad extranjeros, ahora el 60% de las visitas proceden del extranjero.

Vistas de Oporto desde Vila Nova de Gaia, donde se asienta el megaproyecto turístico de WOW. Su objetivo para 2024 es atraer a 1,5 millones de visitantes. Aunque tradicionalmente la mitad eran locales y la otra mitad extranjeros, ahora el 60% de las visitas proceden del extranjero. / WOW

Desde ese punto de inflexión, los almacenes que mantenían su actividad en Vila Nova de Gaia fueron menguando en volumen, sin otro remedio que acabar cerrando uno tras otro. Quedó así una especie de pueblo fantasma, cinco espaciosas hectáreas en barbecho que ha resucitado el grupo The Fladgate Partnership para rendir culto al vino portugués. 

Lo ha hecho a través de WOW; un grito de innovación, más que las siglas de World Of Wine (Mundo Del Vino, en español). Un formato que se escapa de cualquier apuesta vitivinícola convencional pero que recupera la esencia de los rabelos, contribuyendo a la dinamización y al desarrollo de su entorno a través de una bebida que es parte de su ser. 

Quedó así una especie de pueblo fantasma, cinco espaciosas hectáreas en barbecho que ha resucitado el grupo The Fladgate Partnership

Promovido por Adrian Bridge, director ejecutivo de The Fladgate Partnership, el proyecto llega tras acometer una potente inversión que ronda los 110 millones de euros. Con ese montante se ha dado a luz a un barrio cultural que alberga siete museos, 12 restaurantes y bares, tiendas, una escuela de vinos y una galería de exposiciones temporales. Es un ecosistema apto para degustar solo o acompañado, en grupos de amigos o en familia. Traza un recorrido que va desde la raíz de las vides hasta la cata de cada variedad, paso a paso, a través de un abanico de inmuebles que conviven entre plazas y callejuelas donde piedra y azulejos maridan a la perfección. 

Todo forma parte de WOW y todo está abierto al público. Los exteriores con acceso gratuito y libre; los museos con entradas que contemplan diferentes promociones, apostando por atraer el turismo internacional sin dejar de lado a la población local y sus vecinas. Son The Wine Experience (oda al vino, a su historia y al aprendizaje vitivinícola), The Bridge Collection (la colección personal de copas de Adrian Bridge, 9.000 años de conocimiento), Planet Cork (sobre el corcho y las cualidades que lo han hecho brillar más allá de servir para tapar las botellas), The Chocolate Story (una fábrica de dulces de cacao que enseña a apreciarlos en todos sus matices), Pink Palace (o cómo descubrir el vino rosado en cinco actos), Porto Region Across the Ages (para viajar por la historia de la región de Oporto) y The Atkinson Museum (un laberinto de salas que exhiben arte de talla mundial). 

1692

Para entender la historia de WOW hay que remontarse al siglo XVII, en medio de la guerra de los Nueve Años que involucró a Francia e Inglaterra y cuando tan siquiera existía aún lo que hoy se conoce como Reino Unido. El choque comenzó en 1689 y llevó a los ingleses a restringir la importación de productos franceses, sin más remedio que buscar otras alternativas.

En el caso del vino, todas las papeletas fueron a parar a Vila Nova de Gaia, que se servía de los rabelos para trasladar las barricas elaboradas en el Duero portugués hasta sus inmediaciones, almacenarlas ahí y posteriormente darle salida por el Atlántico. Es aquí donde entra en juego Job Bearsley, que en 1692 fundó una de las primeras casas de Oporto de la zona con el objetivo de exportar el brebaje hasta su tierra natal.

La bodega de Taylor 's, propiedad de The Fladgate Partnership, en la que se almacenan diferentes variedades del Oporto cultivado por el grupo en el Douro.

La bodega de Taylor 's, propiedad de The Fladgate Partnership, en la que se almacenan diferentes variedades del Oporto cultivado por el grupo en el Douro. / WOW

Ese negocio es la raíz del grupo de The Fladgate Partnership, la primera carta de un castillo de naipes que se ha ido construyendo generación tras generación hasta la actualidad, sin derrumbarse. Un conglomerado que fue creciendo y llegó hasta las manos de Joseph Taylor, primero, y que posteriormente heredaron John Fladgate y Morgan Yeatman, que en 1838 constituirían la sociedad Taylor, Fladgate & Yeatman (Taylor 's). 

Inaugurado en 2010, el Hotel Yeatman es uno de los más exclusivos de Portugal. Este cinco estrellas permanece en temporada baja al 80% de su ocupación y en alta suele colgar el cartel de completo.

Inaugurado en 2010, el Hotel Yeatman es uno de los más exclusivos de Portugal. Este cinco estrellas permanece en temporada baja al 80% de su ocupación y en alta suele colgar el cartel de completo. / WOW

Taylor 's es de The Fladgate Partnership, liderado hogaño por Adrian Bridge, como también lo es WOW o el lujoso The Yeatman Hotel. Cabe destacar que buena parte de las cinco hectáreas resucitadas y convertidas hoy en el barrio cultural del vino eran almacenes que ya formaban parte del patrimonio del conglomerado, que decidió escribir un nuevo libro tras tres siglos de sagas empresariales.

WOW

WOW se concibe en 2017, pero no es hasta 2020 cuando arranca, en medio de la pandemia del COVID. Cuando abre lo hace con un popurrí de normas que variaban en función de cada espacio del barrio y la evolución del virus. Restricciones para las tiendas, medidas diferentes para los restaurantes… Tras los primeros años de inestabilidad, derivados de la crisis sanitaria, el megaproyecto se encuentra así mismo en un 2023 libre de contagios. Entonces su inversión de 110 millones se había traducido en un retorno conjunto para la región de más de 700. La semilla plantada en Vila Nova de Gaia tres años atrás logró florecer a pesar del confinamiento y atrajo a un amplio abanico de empresas que querían aprovechar su tirón, generando a la vez cientos de nuevos empleos turísticos.

Solo World Of Wine ha creado 400 puestos, 850 teniendo en cuenta el resto del personal del grupo que opera en la zona. Su apuesta se ha basado en “la creación de contenido” para generar valor añadido y contribuir al reparto de riqueza en el territorio. Se trata, por un lado, de ampliar la estancia media de los viajeros. Que una persona que visita Oporto se tome un día más para cruzar el puente Don Luis I y conocer su apuesta vitivinícola. El pequeño mundo del vino descartó desde sus inicios especular y construir vivienda. Se volcó en construir una experiencia.

Y así nacieron su escuela del vino y sus siete museos, reflejo de ese cuidada idea, así como un amplio abanico de restaurantes entre los que se encuentran T&C (típica comida portuguesa), Golden Catch (especializado en pescados), PIP (perfecto para familias) o 1828 (para amantes de la carne). También la coctelería Angel 's Share, con una impresionante cristalera a través de la cual se puede observar todo el barrio cultural. 

¿Sabías que hasta una décima parte del vino de Oporto que se almacena en las barricas puede llegar a evaporarse durante su proceso de maduración? Es la parte que se comparte con los ángeles (de ahí viene el nombre de Angel 's Share, en inglés). En WOW también tendrás la oportunidad de poder brindar con ellos sin miedo a que se acabe. The Fladgate Partnership posee 45 millones de litros entre sus instalaciones de Vila Nova de Gaia y Douro.