Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conciliar dos mundos

Próxima

Próxima

Próxima

Hablar de conciliación familiar es hablar aún en femenino. Para reflexionar sobre ello y sobre lo difícil de ser mujer en mundos de hombres, Winocour recurre en "Próxima" a un caso extremo y que funciona bien como metáfora, el de una astronauta. De hecho, el final de su película se ve dignificado al incluir un homenaje a las pioneras. Mujeres que pudieron parecerse algo a Sarah -una sólida Eva Green-, que quiere ser buena mamá, pero sin renunciar a su sueño. La película contiene alguna debilidad de guion que flaco favor hace al espíritu feminista con el que está concebida, pero también bondades, como la prolija descripción del exigente proceso que debe pasar para lograr su meta.

Compartir el artículo

stats