Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanco impoluto

El color del verano salta al invierno y se convierte en el auténtico rey de las calles esta temporada

Si hasta hace poco el blanco estaba considerado el color por excelencia del verano, ahora las cosas han cambiado, y tanto que en estos momentos la tonalidad más pura de la gama cromática se ha convertido en protagonista indiscutible de los meses de frío. Nada hay más chic que vestirse de blanco de los pies a la cabeza, aunque, eso sí, siguiendo unas pautas de estilo.

Una de ellas dice que en el look para estos meses no puede faltar un buen abrigo blanco, o en su defecto color vainilla, a poder ser tipo batín y de borreguito, un tejido cálido y envolvente. Una vez resuelta la capa más exterior llega el momento de escoger una blusa o un suéter, que nunca deben ser demasiado gruesos.

Los pantalones blancos son auténticas estrellas en el firmamento estético. Se llevan con pinzas y cintura alta, de corte masculino y muy largos, casi arrastrando por el suelo. Las camisetas son otra opción, aunque solo para llevar con blazer o con estilismos en los que debe destacar la prenda de abrigo.

El "all white", o blanco sobre blanco, también es una buena opción para los hombres más atrevidos, que lo llevan en trajes, camisas Oxford, la clásica camiseta de algodón o incluso en el calzado.

Otra lección de estilo de cómo llevar el blanco en pareja la dan David y Victoria Beckham, que llegaron a acudir completamente de blanco a la gala MET. Ella llevaba un vestido strapless con top en forma de volante, diseñado por su propia firma, y él un traje bicolor de Ralph Lauren, con camisa y chaqueta en color blanco y los pantalones y pajarita en negro. Los zapatos acharolados son ideales y en estos casos mejor de cordones, como un Oxford pespunteado o un derby. Los más clásicos pueden optar por un pañuelo de seda de bolsillo bicolor.

Compartir el artículo

stats