Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grosellas, racimos saludables

Estos refrescantes frutos del bosque están en su mejor momento. Además de sanas, estas bayas permiten nuevas combinaciones para elaborar una gastronomía creativa

Las grosellas están llenasde vitaminas y minerales.

Las grosellas están llenasde vitaminas y minerales.

Son bajas en calorías y ricas en fibra y vitamina C, entre otras cualidades. La mejor temporada para degustar las grosellas frescas son los meses de verano, aunque por la posibilidad de congelación o envasado es posible consumirlas durante todo el año. Negro, blanco o rojo, aparte de jugoso, este pequeño fruto permite desplegar toda la imaginación en la cocina porque combina con infinidad de platos.

En fresco están en sazón en julio, agosto y septiembre. La grosella es el fruto de las distintas variedades de groselleros, arbustos que llegan a alcanzar los dos metros de la familia de las Saxifragáceas, plantas herbáceas que crecen en regiones de todo el mundo. Las negras ( Ribes nigrum) y las rojas ( Ribes rubrum) son especialmente ricas en vitamina C -más que algunos cítricos- y en antocianos y carotenoides, de acción antioxidante. Es decir, que ayudan a neutralizar la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. La blanca, también conocida como uva espina, se diferencia por su menor acidez y pigmentación. En cualquier versión son igual de saludables y refrescantes.

En el jardín, al arbusto le gusta el sol moderado o la semisombra; la roja y la negra requieren suelo con un ph ligeramente ácido, mientras que la blanca no es de terreno exigente, aunque todas necesitan de cierta humedad y estar alejadas del viento. Su uso en la cocina va desde la elaboración de mermeladas, compotas o tartas a salsas, ensaladas, bebidas y muchos otros platos.

A la grosella negra se le conoce también como casis o zarzaparrilla y forma parte de pasteles, sorbetes, gelatinas y confituras. También como fondo de platos y puré. En Francia se elabora la crema de casis, un licor a base de grosella negra oriundo de Borgoña que puede tomarse solo o acompañando cócteles. Las rojas son menos ácidas y su sabor agridulce las hace idóneas igualmente para la elaboración de mermeladas, batidos o helados. Posee las mismas vitaminas y minerales que su hermana roja. La blanca es la más fácil de comer en fresco por su menor acidez.

Los groselleros tienen otras ventajas. Las plantas empiezan a producir pronto, incluso pueden dar algunos frutos el primer año. Se adaptan al cultivo en maceta, por lo que se pueden tener en una terraza o en un pequeño huerto urbano porque el sistema radicular del grosellero no es muy profundo (sobre unos 40 centímetros). A partir del quinto año es cuando se considera que la planta tiene su máxima capacidad productiva.

Compartir el artículo

stats