Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sumergirse en el cine era esto

Largo viaje hacia la noche

Una imagen del filme chino.

Una imagen del filme chino.

Después de quedarnos ojipláticos por la radical inmersión que propone Bi Gan en "Largo viaje hacia la noche", lo primero es concluir nuestra generosidad excesiva en el pasado al calificar de hipnóticas otras obras. Viajar, por optar por un modo simple de describirlo, a través del plano secuencia de 50 minutos que conforma la segunda parte de la película es como caer en el agujero de Alicia y la experiencia debe de ser incluso más perturbadora en 3D. Bi Gan ya había presumido, y puede, de sus perfeccionistas técnicas (y de su pueblo) en "Kaili Blues", pero se ha superado en esta exquisita exaltación de lo eterno y lo presente, lo real y lo onírico, la vida y la poesía.

Compartir el artículo

stats