Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viggo Mortensen y Peter Farrelly ponen volante a los Óscar

Llega a los cines "Green book", película candidata a cinco óscars, incluyendo mejor película, actor principal (Viggo Mortensen) y actor de reparto (Mahershala Ali). Un drama bienhumorado con el telón de fondo del racismo en EE UU

Viggo Mortensen y Peter Farrelly ponen volante a los Óscar

De ella han dicho que es algo así como "Paseando a Miss Daisy" (1989) con los papeles cambiados: esta vez es el blanco (Viggo Mortensen) el que se pone al volante para llevar a un personaje de raza negra (Mahershala Ali). Lo cierto es que esta primera incursión en el drama de Peter Farrelly, quien junto a su hermano Bobby ha sido el rey de la (estúpida o no) comedia americana, podría superar los 4 óscars que hace 30 años se llevó la película protagonizada por Morgan Freeman y Jessica Tandy. Entre sus cinco nominaciones figuran las de mejor película, actor principal -para Viggo Mortensen- y de reparto para Mahershala Ali, quien ya ganó esa misma estatuilla hace dos años por "Moonlight".

Con argumento dramático y constantes toques de comedia -no podría ser de otra forma viniendo del director de "Algo pasa con Mary"-, "Green book" cuenta la historia real de amistad con el telón de fondo del racismo en el sur de Estados Unidos durante la década de los sesenta.

Cuando Frank Anthony Vallelonga, alias Tony Lip (Mortensen), un portero de club de Nueva York residente en el Bronx, es contratado para hacer de chófer y proteger a Don Shirley (Ali), un pianista negro de talla mundial, en una gira de conciertos de dos meses de duración que discurre entre Nueva York y el profundo sur, deberán confiar en el "Libro verde", una guía de viaje con opciones seguras de alojamiento, restaurantes y negocios para afroamericanos durante la época de la segregación y de las leyes racistas de Jim Crow. Esa especie de "guía Michelin" no racista incluye lugares en los no se negarían a atender ni humillarían al músico afroamericano.

Junto con Peter Farrelly y Brian Hayes Currie -guionista de "Armageddon" (1998), y que hace un cameo en la película como policía-, el tercer guionista del filme es Nick Vallelonga, el hijo mayor de Tony Lip, el chófer al que da vida Viggo Mortensen. Nick Vallelonga había oído hablar del viaje de su padre con Don Shirley desde que era niño. Su padre había trabajado durante 12 años en el club nocturno Copacabana, donde se codeó tanto con mafiosos como con famosos como Tony Bennett, Bobby Darin y el mismísimo Frank Sinatra. Se ganó el apodo de "Lip" ("Labio") por su reputación de ser capaz de persuadir a cualquiera de casi cualquier cosa. El viaje que realizó en 1962 con Don Shirley le hizo ver muchas cosas de modo radicalmente diferente, y lo mismo puede decirse del músico afroamericano, que había estudiado música clásica en el extranjero -se integró en el Conservatorio de Leningrado, actual San Petersburgo, cuando tenía 9 años- y hasta entonces no había actuado en el sur de Estados Unidos. Igor Stravinsky dijo de él que "su virtuosismo es digno de los dioses". Nick Vallelonga, que lo conocía desde que era un niño, se reunió con él y pudo entrevistarlo durante horas con la película en mente. También grabó muchas conversaciones con su padre, que encarnó al capo Carmine Lupertazzi en la famosa serie "Los Soprano".

Tanto Shirley como Vallelonga fallecieron en 2013. Solo hubo tres meses de diferencia entre ambas muertes. Se acababan así 50 años de amistad, forjada en el viaje que narra "Green book". Otra amistad, entre el hijo de Vallelonga y el actor Brian Hayes Currie, propició que se hiciese esta película. Cuando Currie escuchó la historia de labios de su amigo, le dijo que tenía que hacer una película. El resultado llega hoy a los cines españoles con el aplauso de la crítica y una larga lista de premios, incluyendo tres Globos de Oro y el premio a la mejor película de la National Board of Review.

Compartir el artículo

stats