Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aquelarre redux

Suspiria

Un fotograma de "Suspiria".

Un fotograma de "Suspiria".

Si ya está hecho, la única razón para repetirlo es superarlo o al menos aspirar a ello. Con todo, si el original es espléndido, como es el caso, la única opción permitida es renovarlo. En ese sentido se puede dar por bien invertida la energía que puso Guadagnino en revivir el aquelarre con el que Dario Argento elevó el giallo a la categoría de éxtasis estético en "Suspiria". Guadagnino, cuya anterior obra fue "Call me by your name", es de los que prefieren ver y tocar, más que insinuar, y regocijarse en el exceso, incluso hasta la molestia. Por eso su obra es menos expresionista, pero más salvaje y acentuada, y lo que pierde en sugestión lo gana en contundencia. Sobre todo si el telón de fondo son los nazis y de paso se sirve una reflexión en torno a la culpa.

Compartir el artículo

stats