Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estancias con firma

El mundo de la moda se cuela en alojamientos que cuidan los detalles y se inspiran en la ropa

Hotel decorado por Armani.

La moda lo inunda todo y las grandes firmas han buscado nuevos caminos dejando su impronta en hoteles que han convertido en auténticas pasarelas. Es el caso del alojamiento decorado por Giorgio Armani en Dubai, repleto de líneas clásicas, colores apagados y muy minimalista. Se encuentra en Burj Khalifa, la torre más alta del mundo. El propio Armani supervisó y eligió cada detalle, desde la paleta de colores hasta las flores (sólo se permiten dos colores en cualquier disposición), así como los suelos de mármol oscuro.

El Cheval Blanc Randheli, de Maldivas, es parte de la colección de hoteles operada por el imperio LVMH, así que el lujo y el buen gusto (que nos siempre van juntos), están asegurados. Está a 40 minutos al norte de Malé, y los huéspedes viajan en hidroavión para llegar a las villas que conforman el complejo hotelero. Quienes conocen el lugar aseguran que reúne la combinación ideal de elegante y rústico chic. Otro de los alicientes es el spa Guerlain, en una isla, a un pequeño paseo en bote.

En la vieja Europa uno de los hoteles que causan furor es el Continentale de Florencia, con el sello de Ferragamo y la elegancia atemporal que irradia la casa de moda. El arquitecto florentino Michele Bönan se inspiró en el estilo característico de la marca para crear una estética relajada, llenando las habitaciones de blanco y creando una espectacular terraza en la azotea, con increíbles vistas de la cúpula del Duomo (obra de Brunelleschi), y del Ponte Vecchio.

En Roma lo más "trendy" es alojarse en las Suites Privadas Fendi. A los amantes del diseño les enloquecen los dormitorios panelados en madera, llenos de muebles de la marca Fendi Home. Las fotografías de Karl Lagerfeld se alinean en las paredes; los candelabros Lindsey Adelman adornan los techos, y los baños están decorados con la mayor cantidad de productos de la marca Fendi que pueda imaginarse.

En las Antípodas, el Palazzo Versace Gold Coast, en la Costa de Oro de Australia, es toda una oda al estilo opulento y excesivo del gran Gianni, de nuevo de actualidad por la serie sobre su asesinato ante su casa de Miami Beach que emite una cadena televisiva.

Imponentes columnas romanas de mármol y techos abovedados dorados pintados a mano son el presagio de salas recubiertas de mármol de Carrara, con unos excesos que harían palidecer al mismo Miguel Ángel.

El toque intelectual lo pone la lámpara central del vestíbulo que perteneció a la Biblioteca Estatal de Milán. Los alérgicos a dorados y cromados deben abstenerse de visitar este hotel, o al menos de quedarse muchos días.

Compartir el artículo

stats