Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un baionés de 21 años que perdió una pierna en un accidente logra 38.000 € para una prótesis

"Valoro estar vivo por encima de todo", asegura Álvaro Santalla

Álvaro Santalla, en su casa en Baiona esta mañana.

Hoy se cumple un mes de que Álvaro Santalla, con solo 21 años, se enfrentó al que sería (posiblemente) el momento más duro de su vida: Tras despertarse de un coma inducido -cinco días- y de tres larguísimas cirugías en su pierna izquierda, los médicos le informaron: "Tenían que decidir entre salvar mi vida o mi pierna”, relata con madurez.

"El hecho de poder estar vivo es algo que valoro por encima de todo. No me importa haber perdido la pierna. Me preocupaba más no volver a ver a los que quiero", reconoce. Está cerca de su novia y de su familia. Arropado.

Álvaro Santalla, en su casa en Baiona esta mañana. Fdv

Lo que tuvo que vivir aquel 5 de junio tras coger una fatídica curva en una carretera portuguesa no fue nada fácil: "Me rompí prácticamente todos los huesos de la pierna izquierda (fémur, rodilla, tibia y tobillo) al chocar contra un árbol", expresa. Con varias fracturas abiertas, la tibia le seccionó una arteria..." Se desangraba. Pero no perdió el conocimiento durante unos 40 minutos que tardó en llegar la ambulancia. "Tuve amigos dándome la mano todo el tiempo. Estuve despierto mirando hacia el cielo. Pensaba: "No puedo morir”, admite.

Luego del traslado en ambulancia a un hospital de Oporto, Álvaro recobró las esperanzas.

Álvaro Santalla, en el hospital San Joao de Oporto en donde estuvo ingresado.

Álvaro Santalla, en el hospital San Joao de Oporto en donde estuvo ingresado. Fdv

Pero los problemas no se quedarían ahí. Conocer la rehabilitación necesaria y acceder al mundo de las prótesis abrió otro farragoso frente para Álvaro, estudiante de un ciclo de Telecomunicaciones en el Val Miñor que pretendía ser guardia civil y trabajaba como camarero en un local de Baiona. "Aún dependo económicamente de mis padres y ahora no podré ser guardia civil; quizás estudie una carrera", valora.

Por la mañana, tras pasar por el hospital Álvaro Cunqueiro a hacerse las curas conocía la buena marcha de la iniciativa solidaria, con aportaciones de familias, particulares y anónimos, en una campaña para recaudar fondos para una prótesis. La web está activa desde la noche del domingo y Álvaro se muestra ilusionado con la buena acogida: ya ha logrado reunir más de 38.000 euros, de los 50.000 necesarios.

Álvaro en el hospital con su madre y su novia, dos de sus pilares. Fdv

El joven explica que la Seguridad Social financia solo una parte de esa prótesis y que en su caso, dada su juventud, es la cuarta parte de la que necesitará para tener calidad de vida. Por eso se decicidió, justo un mes después de la operación decisiva, a pedir ayuda. Y la sociedad está respondiendo. "Estoy muy agradecido", sonríe el joven que sigue con el ánimo alto.

"Esta campaña no tiene un objetivo económico específico, toda donación ayudará a que pueda costear estos gastos tanto en mi primera prótesis como en las futuras durante toda mi vida", aclaró. "La plataforma obliga a poner una cifra, y por eso quiero aclarar que lo he puesto de forma aleatoria, todo lo que se recaude, será destinado únicamente a los gastos de las prótesis que necesitaré".

Compartir el artículo

stats