Fin de semana convulso en 'Viva la Vida'. El sábado 2 de octubre el espacio estrella de las tarde de Telecinco en el fin de semana tuvo que interrumpir su emisión de manera inesperada ante el impacto que causó parte de su contenido en una de las colaboradoras habituales del espacio. En concreto, 'Viva la vida' mostró tanto a Terelu Campos como a Alejandra Rubio unas demoledoras declaraciones de Bigote Arrocet a través de una conocida revista y en las que el clan de las Campos no salía nada bien parado.

"Terelu y Carmen me culparon del ictus de María Teresa. Imagínate, ¿qué culpa tengo yo? Durante cuatro años era yo el que cuidaba de la casa. Los arreglos los hacía yo y los pagaba yo", comentó el concursante de 'Secret Strory' en las páginas de lecturas. Además, reprochó en cara a Carmen Borrego haber conseguido trabajo tanto a su hija como a su marido. El humorista se mostró dolido porque, a pesar de eso, la hija menor de la periodista "habló mal de él".   "No demandaría a Carmen por no hacer sufrir a su madre [...] ¿Le he dicho yo la crueldad que tiene ella con el tema de su exmarido y sus hijos?", fue una de las frases más duras de Arrocet.

Mientras 'Viva la vida' mostraba las partes más destacadas de las declaraciones, las cosas en plató se iban poniendo cada vez más complicadas, hasta que en un momento determinado todo estalló. Después de que Alejandra y Terelu intercambiasen de manera discreta unas frases, el programa se marchó repentinamente a publicidad sin que ni siquiera la presentadora Emma García diese paso a los anuncios.

Después de una larga pausa y sin dar mucha explicación, 'Viva la vida' retomaba su emisión y Emma García preguntaba a Alejandra Rubio qué le había pasado, como se sentía. "Nada, que no me lo esperaba. Con eso deja claras muchas cosas", se ha limitado a contestar la joven de 21 años, eso sí, algo más calmada. 

La presentadora fue un paso más allá y repregunto a Alejandra Rubio si hubiese mantenido la misma actitud con Edmundo Arrocet tras su salida de Secret Story sabiendo que iba a hacer estas declaraciones. "No. Yo se lo dije. Yo me emocioné con la situación. Me dolían muchas cosas. Si ya me dolían antes imagínate ahora. Me parece injusto que diga que no quiere hacer daño a Teresa y que el daño se lo hacemos nosotras hablando", ha zanjado Rubio.