El hombre pretendía llegar por la autopista da Costa da Morte hasta su segunda residencia en Malpica de Bergantiños. Otro conductor y su acompañante lograron detenerle gritándole desde el otro sentido.