La organización, liderada por un albanés, enterraba la droga a metro y medio de profundidad