Esta ayuda que lanzó el Gobierno hace ya cuatro años no termina de cumplir los resultados esperados. Los solicitantes reclaman más accesibilidad y menos papeleo para poder pedir el Ingreso Mínimo Vital. Una ayuda que va de los 600 a los 1.300 euros al mes, dependiendo del tipo de familia. En total se han beneficiado 860.000 hogares, 2 millones y medio de personas, aunque solo llega a 1 de cada 3 personas que la solicitan.